Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El temporal que azota el norte se extiende al resto de la Península

Protección Civil amplía a 14 comunidades la alerta meteorológica para este fin de semana

La cornisa cantábrica y Galicia empezaron a sufrir ayer de lleno los efectos del temporal que comienza a extenderse por toda la Península. Protección Civil amplió ayer la alerta por fuertes vientos, nieve y lluvia de 11 a 14 comunidades autónomas. Este aviso afecta a Castilla y León, Navarra, Asturias, Cantabria, País Vasco, Galicia, Extremadura, Andalucía oriental, Baleares, Madrid, Castilla-La Mancha, La Rioja, Aragón y Canarias.

En Galicia, vientos de más de 100 kilómetros por hora derribaron más de un centenar de árboles sobre las carreteras que, unidos a los aguaceros, dificultaban la circulación. Las trombas de agua y granizo provocaron cortes en cinco carreteras secundarias de la provincia de Pontevedra, donde la vía de alta capacidad del Salnés permanecerá cerrada al tráfico durante los próximos cinco meses, informa José Precedo.

El viento también arrancó la cubierta de dos institutos en Ourense y Pontevedra. En otras localidades de la costa, donde se han repetido las inundaciones este invierno, los vecinos construyeron barreras con sacos de arena para luchar contra el agua. Según los datos de Medio Ambiente, las lluvias registradas en Galicia en la última semana suponen un incremento del 137% respecto a la media de los últimos 30 años.

Cantabria sufrió el azote del viento, que provocó más de un millar de llamadas al servicio de emergencias 112. El temporal hizo volcar también en el otro extremo del mapa, en Granada, un velero cerca de la costa de Almuñécar. Sus dos ocupantes superaron a nado la milla y media que les separaba de la playa.

En Euskadi, el Gobierno vasco activó ayer el plan de Vialidad Invernal en fase de alerta y vigilancia. El Plan busca la máxima coordinación y eficacia de las instituciones y organismos dedicados a los servicios de tráfico y carreteras. Según la previsión, las fuertes rachas de viento darán paso al amanecer a una bajada de la cota de nieve desde los 1.500 metros hasta los 900 metros al mediodía, y en torno a los 700 por la tarde. El Departamento de Interior pidió a los conductores que extremen la precaución.

El temporal provocó ayer que el arrastrero francés Michel Falmouth que estaba amarrado al puerto de Ondarroa (Vizcaya) se quedase a la deriva y encallara en la playa de Saturrarán en el municipio guipuzcoano de Mutriku. Una ola muy fuerte lo levantó y lo soltó del amarre sacándolo del puerto hasta la playa cercana de Mutriku.

El mal tiempo provocó cortes de carreteras, aunque de madrugada, en Loiu, Vizcaya, y en el alto de Sollube. Renfe tuvo que suprimir cuatro trenes en la línea de cercanías de Irún-Brícola, después de que una racha de viento arrancara una placa metálica que impactó contra la catenaria y dejó sin tensión la línea. Una mujer resultó herida leve en San Sebastián, al ser alcanzada por una ola en el Paseo Nuevo, una de las zonas de la ciudad más expuestas al oleaje.

Bien entrada la tarde se paralizó el dispositivo de búsqueda de una montañera que se había despeñado por un barranco en el Pico Curavacas, al norte de la provincia de Palencia. El frío provocó que en Castilla y León la cota de nieve se situara en torno a 600 y 1.200 metros, con un espesor de hasta tres centímetros en Zamora, Soria, Segovia y Ávila, y de siete centímetros en Burgos, León y Palencia. La nieve afectaba anoche a seis tramos de carretera de la red principal en la provincia de León y obligaba a utilizar cadenas en 10 puertos de la red secundaria.

Las precipitaciones provocaron el hundimiento de la torre de la iglesia de Nuestra Señora de las Nieves en la localidad palentina de Villamuera de la Cueza, sin que se produjeran daños personales. Las lluvias provocaron también el miércoles el hundimiento del suelo en el ábside sur del monasterio mozárabe de San Miguel de la Escalada (León), del siglo X, y a su vez la sujeción de un valioso altar de mármol de 100 kilos, que se ha desplazado con riesgo de desplomarse. Hoy se esperan nevadas en Asturias, Cantabria, Castilla y León, Navarra y País Vasco. El Instituto Nacional de Meteorología prevé una cota de nieve en torno a los 700 o 900 metros en la Península

23 muertos en carretera

Un total de 23 personas perdieron la vida en las carreteras españolas desde que comenzó la operación especial de tráfico del puente de la Constitución y la Inmaculada, a las tres de la tarde del pasado martes, hasta las ocho de la tarde de ayer, según informaron fuentes de la Dirección General de Tráfico (DGT) a Efe. En estos 20 accidentes mortales también sufrieron heridas graves otras 17 personas.

El día más trágico fue el pasado miércoles, cuando 12 personas murieron y 10 tuvieron que ser trasladadas a centros sanitarios al presentar heridas graves.

El año pasado fallecieron en estas fechas un total de 104 personas, aunque en aquella ocasión los días festivos fueron nueve y medio, mientras que este año serán cinco y medio.

Ante las previsiones meteorológicas de fuertes vientos, lluvias y viento que se extienden por toda la Península, la Dirección General de Tráfico recomienda tomar especiales precauciones, informándose del estado de la ruta antes de emprender viaje.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de diciembre de 2006

Más información