Análisis:A LA PARRILLAAnálisis
i

Nuestro Polonio

Hasta hace poco, Polonio sólo era el nombre de un personaje inmortal de Shakespeare. Inmortal y muerto en el acto tercero de Hamlet, aunque su muerte, en una obra pródiga en venenos, esté causada por el sable del príncipe. Ahora olvidamos al entrometido padre de Ofelia y nos preocupa la radiactividad de la palabra, pan nuestro de cada día y pasto de los informativos del jueves por la noche y el viernes. Una vez más, el más divertido fue el Gran Wyoming, que en El intermedio (La Sexta) se hacía preguntas sobre el letal Polonio 210: ¿sirve de algo en estos casos el preservativo?, ¿qué dice la Iglesia? A continuación tenía de invitado -a prueba de bombas y otros bebedizos- a Santiago Carrillo, y con la perversidad que le caracteriza, Wyoming lo plantó ante un decorado del Valle de los Caídos. Carrillo nunca ha estado allí, y lo que le desea al monumento franquista es la nada, o, como sugirió su anfitrión, taparlo con una capa de plomo y cemento, igual que Chernóbil. Otros tóxicos de la actualidad afloraban en el vigoroso reportaje de Jon Sistiaga Españoles en el laberinto libanés (Cuatro), que, a través de la presencia pacificadora de nuestras tropas, mostraba los efectos de la brutalidad bélica israelí y el fanatismo de los seguidores de Hezbolá, cuyo siniestro nombre, Partido de Dios, lo dice todo. Una de las tragedias de la causa palestina es desarrollarse en el lugar del mundo con más religiones por metro cuadrado, en palabras de Edward Said.

Llevaba unos días la derecha intoxicando el Premio Cervantes, y la confirmación del nombre de Gamoneda les excitó aún más. El poeta es una figura indiscutible del lobby leonés, hasta ahora formado por escritores sólo entregados a la recalificación lírica y no a la otra. Gabilondo dio la noticia en Cuatro con el scoop de un poema del ganador recitado (campanudamente) por su paisano y amigo Zapatero. Pero fue más elocuente lo que oímos en el Telediario 2: la respuesta de Gamoneda a una llamada personal del presidente: "La culebrilla interior más importante del día". Gran manera poética de hablar de una substancia cordial y bien ganada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 01 de diciembre de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50