_
_
_
_
_

El príncipe de Gales utiliza Internet para promocionar su imagen

Carlos de Inglaterra incluye vídeos y fotografías de sus familiares más próximos

¿Qué hace un príncipe en una jornada de trabajo? La respuesta se encuentra en un vídeo que Carlos de Inglaterra, el príncipe de Gales, ha volcado en su sitio de Internet (www.princeofwales.gov.uk). Impulsada esta semana con nuevas secciones informativas -juegos infantiles e imágenes de su familia próxima, su esposa Camila, duquesa de Cornualles, y sus hijos Guillermo y Enrique-, la web contiene el primer documental en autopromoción del heredero de la corona británica.

En pantalla aparece Carlos, en camisa y sin corbata, firmando documentos en su despacho de Clarence House, su residencia oficial en Londres. Se le escucha al teléfono hablar de los costes de un "proyecto que merece la pena" hasta que la cámara cambia de cuadro para filmar al príncipe y Camila en un acto público en Birmingham.

La aventura audiovisual se actualizará a lo largo del año, según el plan de modernización diseñado por la firma del Soho londinense Reading Room. Hay secciones tradicionales con biografías de los cuatro protagonistas y discursos del padre de familia. Se incluyen también futuros viajes previstos por el príncipe, entre ellos, una visita este mes a Sierra Leona y Nigeria para "promocionar la estabilidad regional, la reconciliación nacional, el desarrollo sostenido y la educación".

El sitio de Internet divulga también los ingresos anuales del Ducado de Cornualles, fuente de financiación de los herederos de la corona británica, junto con los impuestos pagados al fisco: 14,7 millones de libras y 3,9 millones, respectivamente, equivalentes a unos 21 y 5,6 millones de euros en el último ejercicio fiscal.

Y, en un claro intento por acercarse a los más jóvenes, Carlos de Gales abre en su web una sección dedicada a los niños. Hay juegos para ordenar las piezas de un puzzle de Highgrove, su mansión rural, y para reconstruir su escudo de armas. Y no son nada fáciles de hacer. Menos complicados parecen, al menos a simple vista, los dibujos que ha volcado de sus futuros súbditos. Libby, de 5 años, ha dibujado unas flores; Kieran, de 6, un castillo; y, entre otros, Lucy, de 8, un globo volando entre nubes sobre una pradera llena de niños. El príncipe de Gales ha descubierto el poder de Internet como herramienta de promoción.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_