El primer ministro se queda solo

El primer ministro finlandés y presidente de turno de la Unión Europea, Matti Vanhanen, ha reconocido el final del romance que mantenía con su secretaria, Susan Kuronen. Vanhanen, de 51 años, formalizó la relación con Susan, de 35 años y madre de tres hijos, en febrero. Vanhanen se había divorciado en enero después de mantener un matrimonio durante 18 años con una auxiliar de vuelo de cuyo enlace nacieron dos hijos. La atractiva secretaria ya había adelantado hace una semana que no todo estaba en orden en su relación con el primer ministro. Por su parte, el primer ministro escribía durante el fin de semana en su blog lo siguiente: "Hoy finalmente puedo observar la naturaleza con detenimiento. Comencé por darle granos de avena a los pájaros en mi jardín. La más importante pincelada del día la puso un pájaro carpintero que comenzó a martillar en el tronco de un abedul".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 19 de noviembre de 2006.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete