Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La resurrección del 'Torres' francés

Sinama-Pongolle, elegido mejor sub 17 por delante del español en 2001, emerge en el Recreativo

Florent Sinama-Pongolle nació en Saint Pierre, en la isla de Reunión, 800 kilómetros al este de Madagascar, en octubre de 1984. El mismo año que Fernando Torres, el delantero del Atlético. "Me acuerdo de Torres y él se acuerda de mí", dice Sinama-Pongolle, cuya estrella de "mejor juvenil del mundo", desde que emergió en Le Havre francés en 2000, se ha ido apagando hasta un incipiente resurgir ahora en el Recreativo. Ha firmado hasta junio de 2007. "Tiene que buscar su sitio tras fallar en su intento de convencer a Rafa Benítez", zanjaron en el Liverpool -su club de procedencia- el debate sobre su retardada eclosión. En Huelva, aunque no es titular y sus apariciones son desde el banquillo, lleva tres goles en 187 minutos, todos decisivos, y está siendo una de las sorpresas. Hoy estará en el once contra el Barça.

"Benítez me dijo a la cara que lo mejor para mí era que me fuera del Liverpool", reconoce

Sinama-Pongolle conoce a Torres y Torres conoce a Sinama-Pongolle porque sus vidas se han cruzado varias veces. El primero, delantero también, era la gran atracción de los campeonatos cuando tenía 16 y 17 años. Fue nombrado mejor jugador de varios, entre ellos el Mundial sub 17 de 2001, que ganó Francia. Su nombre, siempre asociado al de su compañero LeTallec, eclipsaba al del español. Con 16 años, Sinama-Pongolle y LeTallec, siempre juntos, ficharon por el Liverpool. "No sé muy bien dónde está Anthony. Creo que en un equipo de Tercera francés", comenta ahora Florent con cierto desapego. A LeTallec, mediapunta muy habilidoso, le ha ido aún peor que a él.

"Tiene un currículo impresionante", concede por teléfono su técnico, Marcelino, que lo define como un jugador "muy rápido y con muy buen desmarque". El preparador, sin embargo, pone en el otro lado de la balanza que "necesita tiempo para adaptarse; viene de un gran club y llega a uno muy humilde".

Sinama-Pongolle jugó 69 encuentros con el primer equipo del Liverpool y marcó nueve goles. Hizo partidos muy buenos. Pero alternaba entre el filial y la plantilla de Primera sin asentarse. "Puede hacerse a la posición de interior derecho y es una oportunidad para él", le abrió la puerta Benítez el curso pasado tras su brillante juego contra el Betis en la Champions. Meses después, y tras una lesión, le sugirió marcharse. "Me dijo a la cara que lo mejor para mí era irme porque no iba a jugar", confiesa.

Está Sinama-Pongolle a gusto en Huelva. Su discurso, lineal, habla de buenas acogidas, vestuarios sanos, entrenadores rectos y horizontes infinitos: "Estoy muy contento de tener otra ocasión".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de octubre de 2006