Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los escándalos urbanísticos

"Fui antes socio del Valencia que ciudadano español"

El consejero de Territorio y Vivienda, Esteban González Pons, justificó ayer el "trato de favor" que el Ayuntamiento y la Generalitat, gobernados por el PP, han concedido al Valencia CF en sus operaciones inmobiliarias porque el equipo de fútbol "está en el corazón de todos los valencianos" y es "vital para la ciudad de Valencia".

"Yo fui antes socio del Valencia CF que ciudadano español", explicó González Pons, que narró que su padre encargó a su abuelo que fuese a inscribir al hoy consejero en el Registro Civil. Según González Pons, su abuelo regresó y le dijo a su padre: "Mira yo lo he hecho socio del Valencia, de España lo haces tu". El ejemplo personal sirvió ayer para convertir en sinónimo de patriotismo las operaciones inmobiliarias millonarias del Valencia CF.

González Pons no había vuelto a mezclar a los promotores y constructores con el patriotismo valenciano desde que en septiembre de 2003 anunció el regreso del claustro del Monasterio de Santa María de la Valldigna. Entonces anunció que hablaría con la federación de constructores y promotores para que de manera "altruista" trasladaran desde Torrelodones (Madrid) hasta Simat (Valencia) el claustro. Operación que se convertiría, en su opinión, en "una tarea patriótica del pueblo valenciano".

Ayer el consejero comparó al secretario general del PSPV, Joan Ignasi Pla, con Pedja Mijatovic (ex jugador del equipo de Mestalla cuyo nombre en el imaginario de la afición valencianista es sinónimo de judas, traidor y vendido porque fichó por el Real Madrid) y le acusó de estar dispuesto a "vender Valencia y lo valenciano con tal de tener no sé qué tipo de poder". "Ser del Valencia es algo más que pertenecer a una sociedad anónima, es llevar al club en el corazón", dijo González Pons llevándose la mano al pecho. "Todas aquellas personas o socias que cada domingo sufren con su equipo saben muy bien de lo que estoy hablando", dijo el consejero, que animó a Pla a decir por los marcadores electrónicos de Mestalla que el Valencia no debe tener ningún tipo de trato de favor y al día siguiente presentarse a las elecciones.

"Sólo en Valencia puede producirse que un partido que quiere representar a todos los ciudadanos, cuando se trata de sacar adelante un club de fútbol como es el del Valencia y construir el estadio probablemente más importante de Europa, pone palos en las ruedas y piedras en el camino", indicó González Pons.

Este último argumento estirado hasta la caricatura permitió al consejero sacar a colación a la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, y bromear sobre si propondrá prospecciones petrolíferas en el solar del nuevo estadio o pondrá una desalinizadora para impedir el proyecto inmobiliario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de octubre de 2006