Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MÚSICA EN 7 D

Fin de verano con Silvio Rodríguez, Julieta Venegas y Raphael

Figuras veteranas cantan en la capital y sonidos nuevos invaden la calle de Fuencarral

La cartelera musical se trufa de nombres de postín, como los de Silvio Rodríguez, Julieta Venegas, Antonio Vega y Raphael, en una semana que Madrid, además de despedir el verano, va a cortar el tráfico a una de sus calles más céntricas, la de Fuencarral, para dedicarla también a la música en directo. Casi sin anunciar, aparece en un pequeño club una de las figuras del jazz, Barry Harris. Baja la intensidad de las fiestas en la periferia, donde destaca Villaviciosa de Odón, con Revólver, Rosario y Coti.

- La calle con vida. Como el año pasado, el tramo de la calle de Fuencarral que va desde Gran Vía a Barceló, se va a cerrar el sábado por la tarde al tráfico rodado para celebrar el segundo Festival Pura Vida. En varios escenarios, sonará la música en directo gracias a bandas como Sidonie, Hidden Cameras o Vive La Fête, además de la grabada y electrónica que proponen un buen número de DJ nacionales y europeos.

La fiesta de la calle sirve de comienzo a La Noche en Blanco. En Madrid se han apuntado un buen número de clubes, como Clamores o Bar & Co, entre otros muchos. Hay, además, una sesión con el piano flamenco de Javier Coble en el Planetario y un encuentro con la cultura hip-hop, Animo.3, en el Matadero de Legazpi.

- El cantautor. Acaso sea el cubano Silvio Rodríguez el más (o uno de los más) influyente cantautor en castellano de todos los tiempos. Su tesitura inconfundible de voz, la hermosura de sus letras y sus sencillas pero espléndidas armonías han influido a una buena cantidad de cantautores que no dudan en reconocerlo. Autor de piezas tan bonitas como Rabo de nube o Unicornio azul, Rodríguez pasa dos noches en Madrid para presentar el disco Érase que se era, con canciones compuestas por él en los setenta que no se habían publicado antes.

Sin él, posiblemente ni existiría un tipo tan grande (en lo físico y en lo artístico) como Caco Senante, el artista canario que se va a encerrar una noche a solas con el pianista panameño Vicente Borland, para desgranar a su aire, lo más selecto del cancionero iberoamericano de siempre, donde, entre bolero, rancheras y sones, también hay alguna canción de Silvio.

- Único y personal. Pero si hay alguien imitado en España de forma deliberada, ese es Raphael, el gran cantante de Linares (Jaén) que ocupa buena parte de la historia popular española del último medio siglo. Único y personal en su género, Raphael va a pasar la semana entera en el teatro de la Gran Vía, donde desde hace varios días ya no queda un asiento sin reservar.

Otro gran artista es el madrileño Antonio Vega, tan querido por el público de su ciudad. El ex componente de Nacha Pop propone dos noches íntimas en Clamores a cuenta de ese repertorio inconfundible que le ha aupado a ser uno de los mejores autores del pop español. Además, ya consagrada como reconocida cantante, esta semana se presenta en Madrid la popular y querida Rosa, salida de la primera hornada de Operación Triunfo.

- Desde México. Dos de los artistas más representativos de la nueva música mexicana coinciden esta semana en Madrid, aunque de forma muy distinta. En La Riviera va a estar la peculiar Julieta Venegas, una mujer que ha dado al pop otra dimensión al aproximarlo a ciertos folclores tradicionales de su país, sin resultar por ello una cantante tradicional. Su último disco Limón y sal, plagado de grandes canciones, es uno de los éxitos de estos últimos meses, y, a la postre, el causante de que la gente vaya a acudir en masa a su concierto, pues ya se anunciaban las últimas entradas. Con esa obra, opta ahora a un montón de premios en el ámbito discográfico latino.

La otra representación mexicana la trae Maná, con una gran proyección comercial, aunque vienen casi de manera privada para ofrecer un concierto al que sólo se podrá acceder mediante las invitaciones que se reparten en Cadena 100.

- Y el jazz. La figura a destacar esta semana es la de Barry Harris, el pianista neoyorquino que acompañó en muchas ocasiones a artistas como Miles Davis, Charlie Parker o Dizzy Gillespie. Actúa una noche en el pequeño Boguijazz, un club de jazz de referencia inevitable.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de septiembre de 2006