Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Fútbol | Tercera jornada de Liga

Al Espanyol le sale cara

El Celta perdona al rival en un partido muy abierto

En el palco, durante el descanso, uno de los hombres fuertes del consejo directivo del Espanyol ponía en duda la capacidad de Valverde mientras los periodistas preguntaban a los consejeros si el técnico sería destituido en el caso de perder el partido. Casi al tiempo, sobre el campo, el árbitro pitaba el inicio de la segunda parte. En nueve minutos, Montjuïc vivió su eterna tragicomedia. Marcó Moises; dos minutos después, empató Cannobio, y, cuando la desesperación apenas afloraba, Tamudo, siempre Tamudo, se inventó una contra que culminó Jonatas. Iban nueve minutos de la reanudación. El Espanyol se metió en la cueva y le arreó el Celta. Y con tan poco ganó su primer partido en lo que va de curso.

ESPANYOL 2 - CELTA 1

Espanyol: Kameni; Sergio Sánchez (Velasco, m. 46), Jarque, Lacruz, Moha; Rufete, Jonatas, Moisés, Riera; Luis García (Ito, m. 83) y Tamudo (Pandiani, m. 73). Jugadores no utilizados: Gorka, Torrejón, Coro y Zabaleta.

Celta: Pinto; Angel, Contreras (Perera, m. 82), Lequi, Placente; Iriney (Tamás, m. 83), Oubiña; G. López, Canobbio, Nené; Baiano. No utilizados: Esteban, Guayre, Jonathan y Jorge Larena.

Goles: 1-0. M. 49. Luis García saca una falta y Moisés remata de cabeza. 1-1. M. 51. Canobbio ejecuta una falta directa por la escuadra. 2-1. M. 53. Tamudo conduce una contra que culmina con un pase de la muerte para Jonatas.

Arbitro: Ayza Gámez. Mostró tarjeta amarilla a Jarque, Moisés , Contreras, Lequi y Placente.

23.000 espectadores en Montjuïc.

El Espanyol no empezó mal el partido: se ofreció Tamudo, Riera apareció por la banda izquierda y Jonatas tocó la pelota. Aquello duro diez minutos. En Montjuïc se vive de achaque en achaque desde hace años, así que tan pronto tosió el Celta -Nené fusiló a Kameni- el Espanyol pilló una pulmonía. Parecía que a Valverde se le moría el paciente en las manos. y tampoco es que el Celta jugara un partidazo, pero le pudo meter cuatro goles en 45 minutos. Y otros cuatro en la segunda parte. Le bastó a Lequi marcar la linea atrás, que tocara Oubiña y que Nené convirtiera la banda izquierda en un pasillo -en el segundo tiempo le frenó mejor Velasco- para que Baiano se pusiera las botas. Total, para nada. Sorprendentemente, el Espanyol llegó vivo al descanso.

Después del alarde de goles en el inicio de la segunda mitad, el Espanyol se echó atrás, acercándose tanto al borde del precipicio que sólo la desastrosa puntería del Celta impidió que los de Valverde se dieran el tercer batacazo del año. El Celta creó mucho, tanto que si el Espanyol sumó su primera victoria la culpa la tienen por igual los aciertos de Kameni como el mal día de Baiano: pocas veces rematara tanto y tan mal el brasileño como ayer en Montjuïc.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de septiembre de 2006