Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Enrique Sarasola lanza una cadena hotelera urbana con 35 establecimientos

Enrique Sarasola, hijo del empresario Enrique Sarasola, ya fallecido, ha lanzado la cadena de hoteles urbanos Room Mate, que finalizará 2006 con 14 establecimientos y que llegará a los 35 en cuatro años, según señaló ayer el propio empresario. Cuatro socios se reparten el capital de la empresa: Enrique Sarasola Marulanda (80%), Carlos Marrero (5%), Gorka Atorrasagasti (5%) y la familia de constructores navarros Sanzol, con el 10% restante. "En la actualidad, y debido al fuerte y rápido desarrollo que estamos llevando, buscamos un socio financiero, que puede ser un banco o un fondo de inversión, para oxigenar el crecimiento de la red, aunque siempre mantendremos la mayoría de la sociedad", afirmó Enrique Sarasola.

Con una dimensión de entre 40 y 100 habitaciones y una inversión media por establecimiento de entre 600.000 y un millón de euros, se trata de hoteles urbanos que intentan dar diseño, calidad y servicio similar a un cuatro estrellas pero con un menor precio; en estos momentos 100 euros por habitación, según explica el presidente de la empresa.

En este modelo de negocio, la minuciosa gestión de costes (la más mínima partida es controlada a diario), la amplia penetración en el mercado a través de Internet y nuevos soportes de comunicación se han convertido en sus palancas de desarrollo, según sus gestores. Con apenas establecimientos en propiedad, se buscan edificios históricos en el centro de las ciudades, que se acondicionan, se les incorpora una gran carga de diseño y de servicios y se asume su gestión.

Conocidos nombres de la decoración española como Tomás Alía, Pascua Ortega o Ángel Verdú han diseñado hoteles que son denominados con nombres propios como Alicia, Laura, Mario u Óscar y que crean distintos ambientes en base a la denominación del establecimiento, como gancho comercial.

Los Room Mate (compañero de habitación, colega, en inglés) tratan de implantar la filosofía del bed&breakfast británico, y en ellos solamente se ofrece habitación y desayuno. No se trabaja el negocio de la restauración y si en algún hotel se cuenta con restaurante se subcontrata su explotación. Los Room Mate abiertos se encuentran en el centro de las ciudades españolas con más de medio millón de habitantes y Sarasola ya piensa en dar el salto a Lisboa en breve plazo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de septiembre de 2006