Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Elche agota su suelo industrial y trae nueva demanda diversificada con empresas de logística y servicios

La última fase del parque industrial de Elche cuenta ya con demanda suficiente para cubrir todo el suelo disponible antes de iniciarse las obras. Se observa una nueva tendencia y es que la demanda se ha desplazado y ya no son empresas de calzado las que se instalan en el parque promovido por la empresa municipal Pimesa, sino que son empresas de toda la provincia de Alicante y principalmente de sectores como logística, distribución y servicios. Otro cambio en la demanda de suelo industrial que se ha detectado en este parque es que las nuevas empresas piden parcelas muy grandes, hasta de 50.000 metros cuadrados. A finales de año comenzarán las obras de urbanización de la última fase de Elche Parque Industrial, un complejo empresarial que tiene dos millones de metros cuadrados y en el que en la actualidad operan ya 350 empresas con una previsión de alcanzar las 550.

160 empresas aguardan para adquirir suelo en la nueva expansión del parque industrial

El parque industrial comenzó a construirse hace 13 años con el objetivo de ofrecer suelo de calidad a las empresas a un precio muy competitivo y en un enclave estratégico como es al este de la ciudad, junto al aeropuerto de L'Altet, a 10 minutos de la ciudad de Alicante y de Elche y a 30 minutos de Murcia. Se trataba de atraer primero a las grandes empresas, de calzado sobre todo, más importantes de la ciudad que después se convertirían en el mejor reclamo para que otros negocios se implantaran en esta zona. Así ha sucedido y una década después a Kelme, Panama Jack, Nórdikas, Pikolinos, Mustang y todas las grandes marcas de zapatos de la zona se les han ido uniendo otras grandes empresas de otros sectores como Tempe, (del grupo Zara), Pikolín o Neumáticos Soledad. Para la última fase del parque, para la que se ha aprobado esta semana el pliego de condiciones de la dirección y obras, hay más de 160 empresas interesadas en adquirir una parcela, que generarán en conjunto una inversión inducida de 260 millones de euros.

La superficie disponible es de 800.000 metros cuadrados, parte de titularidad municipal y parte en manos de particulares. Entre las empresas que han hecho una solicitud formal a Pimesa para comprar una parcela se observa un fenómeno nuevo, según el gerente de la empresa pública, Antonio Martínez, y es que "ya no hay empresas de calzado sino de logística, distribución y servicios y muchas de ellas con implantación en varias ciudades, están eligiendo este parque como sede central de su firma". Es el caso de una gran empresa de servicios de ambulancias y funerarios que ha solicitado una parcela de 30.000 metros cuadrados, u otra de una importante cadena de electrodomésticos que va a trasladar su sede central a Elche y va a comprar entre 15.000 y 20.000 metros cuadrados. Otras empresas que han mostrado su interés son de alimentación, de suministros sanitarios, químicas, de servicios de limpieza o de caravanas

Los precios de esta última fase del parque industrial aún no se han fijado aunque el gerente ya advierte de que van a subir respecto a las anteriores ya que "los costes de la urbanización y el suelo se están elevando". Entre otras cuestiones se ha tenido que soterrar una línea eléctrica de alta tensión o se va a ejecutar una red doble que separa las aguas pluviales de las residuales. Las últimas ventas de hace unos años rondaban entre 100 y 160 euros el metro cuadrado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de agosto de 2006