Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Astérix, Obélix y la poción mágica

No todos los nombres en clave con que se ha tropezado la Guardia Civil en los centenares de documentos requisados, las decenas de SMS interceptados y las horas de llamadas telefónicas intervenidas corresponden a deportistas. También a los miembros del equipo formado por Eufemiano Fuentes, José Luis Merino Batres, Ignacio Labarta y Alberto León les gustaba jugar con los apodos en sus conversaciones. Y no les faltaba sentido del humor a la hora de aplicárselos, así como un cierto gusto por la cultura popular. Así, en algunas conversaciones del grupo se refieren a José Luis Merino Batres, hematólogo y propietario de unos importantes laboratorios de análisis en Madrid, como Obélix. La explicación es clara: dado que Astérix es el jefe, Eufemiano, Merino recibe el nombre de su obeso compañero porque siempre va junto al que tiene la poción mágica. Ignacio Labarta, el preparador aragonés que sometía a los corredores a pruebas de esfuerzo y que también recibía en su domicilio medicamentos prohibidos de origen alemán, tenía el honor de contar con dos apodos. Labarta era indistintamente Bigotes, no muy complicado dada la pilosidad abundante que cubre su labio superior, y Macario, sobrenombre puesto en honor al muñeco que con rara habilidad maneja el ventrílocuo José Luis Moreno. El cuarto miembro del grupo, Alberto León, era conocido como Alí Babá, y el colaborador italiano Alessandro Kalc, como Manos pequeñas.

Los clientes especiales como Rudy Pevenage -Rudicio en sus SMS- y Manolo Saiz -indistintamente El gordo y Osobuco- también tenían sus alias.

En el lento trabajo de descodificación de nombres ocultos de corredores la Guardia Civil aún cuenta con desafíos pendientes. Sospecha con fundamento que Pavarotti es un ciclista italiano ya retirado y que Catalán es un español que no practica el ciclismo de carretera. También sabe que Panticosa otro de los nombres con que han dado, no se refiere a un deportista, sino a una ubicación geográfica -no, evidentemente, la estación aragonesa-, pero aún no sabe quiénes son Cowboy, Pepito, María, Rosa, Gemma, Urco, Huerta, Clasicómano, César, MZD y otros más.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de julio de 2006