Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:PARA NIÑOS

En busca de Buzz Lightyear

Recorrido por los dos parques temáticos de Disney en París

Abrazan a sus personajes preferidos, vuelan en un barco con Peter Pan, recorren la casa de Pinocho o se pierden en el laberinto de Alicia. Un viaje donde los críos son los protagonistas.

Lo primero es comprar la libreta de autógrafos. Cuantos más personajes se vean, más firmas y más fotos (el héroe galáctico Buzz Lightyear no firma, pero posa encantado). Hay niños que tiemblan y lloran al ver que su ídolo ha cobrado vida y otros achuchan con besos y abrazos a su personaje favorito. La emoción está asegurada, si tenemos en cuenta que ver a los personajes no resulta tan fácil. Aparecen y desaparecen, y nunca se sabe cuál es el personaje que va a salir a saludar en las zonas señalizadas.

Donde sí se puede ver a todos los héroes juntos es en la cabalgata que recorre Main Street todos los días a las 16.00. No es raro que los pequeños bailen, aplaudan, lloren, griten y hasta se salten las medidas de seguridad para acariciarlos. Si los preferidos son los personajes del cine, como, por ejemplo, los protagonistas de Toy Story, la cita es otra cabalgata, a las 13.30 en el segundo parque del Resort, los Walt Disney Studios.

Son muchas las atracciones aptas hasta para quienes no llegan al metro de altura. Una de las que más gusta a pequeños y mayores es It's a small world (Es un mundo pequeño), donde dulces muñequitos ataviados con trajes típicos de todos los rincones del mundo cantan y bailan. Otras muy recomendables para pequeñajos son la Casa de Pinocho; el curioso Laberinto de Alicia, repleto de sorpresas ocultas; los Piratas del Caribe (en Adventureland), atracción que a veces provoca llantos por la cantidad de esqueletos y piratas con caras de malvados que salen al paso; el vuelo de Peter Pan, donde los niños se suben en un barco pirata que surca el cielo de Londres y El País de Nunca Jamás, o la nueva atracción Buzz Lightyear Laser Blast (Discoveryland), una aventura interactiva en la que la familia debe salvar a los juguetes, disparando desde una nave equipada con pistolas láser contra 88 objetivos. El marcador situado a la salida muestra la puntuación.

En esta última atracción, en la de Peter Pan y en otras cuatro para niños algo más crecidos (Big thunder mountain, Space mountain, Star tours y la montaña rusa de Indiana Jones) funciona un nuevo sistema para evitar las colas llamado Fastpass, que consiste básicamente en concertar hora para subir a la atracción.

Tazas de té y elefantes voladores

Y quedan las atracciones clásicas. Los carruseles de caballos de fantásticos colores o las versiones personalizadas por Disney, como las Tazas de Té o Dumbo, el elefante volador. Si no llueve, se puede soltar a los pequeños en las zonas de juego al aire libre: el poblado indio de Pocahontas (Frontierland) y la playa de los piratas (Adventureland), ambas en Disneyland.

Otra opción es disfrutar de un musical. Ahora está en cartel uno de Tarzán y La leyenda del rey León, aunque quizá el que más gusta a los niños es Animagique (en Walt Disney Studios), donde Mickey y Donald hacen un recorrido por el mundo del cine infantil. Hay varios pases diarios y conviene consultar horarios. Ya que Disneyland es un parque muy grande, conviene saber que hay un tren que conecta distintas zonas del recinto y también que se pueden alquilar carritos en la entrada para niños muy pequeños.

Si se viaja con un bebé, resulta útil saber que existe el relais bébé (la parada del bebé) en Main Street, EE UU, en el parque Disneyland, y detrás de los Studio Services, en los Walt Disney Studios. Es un espacio pensado para cambiar al niño, prepararle y darle la comida, y donde se venden potitos, leche y pañales.

También hay cambiadores disponibles en todos los aseos y restaurantes, que a su vez están pensados para los niños. Hay menús infantiles, tronas y espacio para dejar los carritos. Los camareros no se enfadan si los niños alborotan. Es más: saben esquivarlos con soltura y sonriendo. La amabilidad merece unas líneas y, cuando se viaja con trastos menores de seis años, se agradece mucho.

GUÍA PRÁCTICA

Información- En agosto el paquete de oferta (cuatro días al precio de tres) incluye cuatro noches y desayuno en el Disney's Hotel Santa Fe y cinco días de entradas para los dos parques. La entrada permite acceder gratuita e ilimitadamente a las atracciones, espectáculos y cabalgatas. Desde 329 euros por adulto y 119 euros por niño. Llegada los jueves de agosto(3, 10, 17 y 24). Consultar en agencias. Información y reservas: 902 31 21 11.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de julio de 2006

Más información