Prohibido ir al Mundial con pareja

La Federación Inglesa de Fútbol estudia vetar la presencia de las novias en futuros torneos

El comportamiento de las esposas y novias de los futbolistas de la selección de fútbol inglesa durante el pasado mundial dio más espectáculo que sus parejas en el campo. Por ello la Federación Inglesa de Fútbol, a petición del nuevo entrenador nacional, Steven McClaren, evalúa la posibilidad de prohibirles que acompañen a los futbolistas en futuras competiciones, para evitar distracciones.

Los excesos etílicos de algunas de las parejas de los futbolistas causaron fuertes dolores de cabeza al ex seleccionador Sven Goran Eriksson y sus estrictas normas. Los futbolistas, por ejemplo, debían estar acostados a las 10.30 la víspera de los partidos y a la medianoche el resto de los días. Algunas de las novias, al calor de las copas, consideraban imprescindible hablar con sus parejas a las cuatro de la madrugada.

Durante su frugal estancia de 23 días en Alemania, las 22 mujeres gastaron un millón y medio de euros. El hospedaje y el servicio a la habitación del hotel Brener Park de Baden Baden (a 30 kilómetros de distancia de la concentración inglesa), costó unos 850.000 euros. También gastaron 650.000 euros en ropa, tratamientos de belleza, comidas, maquillaje y otras cosas fundamentales para el viajero que se desplaza al extranjero.

La prometida de Steven Gerrard, Alex Curran, gastó unos 6.500 euros en 60 botellas de champán rosa y 21.000 euros para que dos especialistas en bronceado artificial se trasladasen desde Inglaterra para conseguir el tono de piel perfecto, según reportes de la prensa alemana.

Las juergas y borracheras de algunas de las parejas [sólo en el bar Garibaldi gastaron 36.000 euros en bebidas] fueron recibidas con deleite por la prensa sensacionalista, que las seguía a todas partes y obligó a los propietarios del Brenner Park a construir una valla de dos metros para alejar a los paparazzi.

La posible prohibición puede ser un duro golpe para la economía de estas mujeres. Muchas de ellas se convirtieron en celebridades de la noche a la mañana y la prensa británica estima que su paso por Alemania les podría reportar ingresos por más de siete millones de euros.

Coleen McLoughlin, prometida de Ashley Cole, y Victoria Beckham observan a sus parejas mientras se entrenan.
Coleen McLoughlin, prometida de Ashley Cole, y Victoria Beckham observan a sus parejas mientras se entrenan.AP

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 15 de julio de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50