Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El coste del ADSL en España es un 25% superior a la media de la UE

La CMT prepara medidas para abaratar el acceso a Internet a través de banda ancha

La Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT) prepara medidas que permitan abaratar los servicios de banda ancha. Así lo aseguró ayer Reinaldo Rodríguez, presidente del regulador del sector, que declaró que el acceso a Internet de alta velocidad cuesta en España, como promedio, un 25% más que en Europa.

En algunos casos la diferencia es incluso mayor. Según Rodríguez, que ayer presentó en el Senado el Informe Anual de la CMT correspondiente al año pasado, el servicio que los españoles contratan con más frecuencia viene a costar entre 30 y 36 euros, cuando en algunos países hay ofertas de entre 15 y 20 euros.

El presidente de la CMT precisó que la Comisión no puede "regular" precios, pero sí "hacer más competitivo" el mercado. Para ello, ha encargado un estudio sobre la banda ancha en España y para la segunda mitad del año prevé establecer un precio mayorista basado en los costes (ahora es un fijo). La CMT no puede influir en los precios minoristas, que son libres. En España, Telefónica es la única operadora que cuenta con una red de banda ancha de ADSL que cubre prácticamente todo el país, lo que le proporciona el 89% de la cuota de mercado.

Según los datos presentados ayer, la penetración de la banda ancha en España es de 11,68 líneas por cada 100 habitantes (8,6 en 2004), frente a las 15 líneas como promedio en la Europa de los Quince (10,7 en 2004). Al cierre del pasado ejercicio, había en España 5 millones de líneas de banda ancha, 1,6 millones más que en 2004.

El presidente de la CMT destacó ayer la buena evolución del sector de telecomunicaciones español, que generó el año pasado unos ingresos de 40.878 millones de euros, un 9,9% más que en 2004. El mercado sigue dominado por las comunicaciones móviles, que aportan el 45% de los ingresos, y las fijas, que suponen el 41% de los mismos.

Rodríguez resaltó la pujanza de la telefonía móvil que, a pesar de su ya alta penetración en el mercado español (un 94% a finales de 2005), se anotó cuatro millones de líneas más el año pasado, hasta cerrar el ejercicio con un total de 42,6 millones. Por primera vez, los usuarios con contrato (21,9 millones de líneas) superaron a los de tarjetas de prepago (20,7 millones).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de julio de 2006