Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de pasajeros sufren esperas de hasta tres días en el puerto de Almería

La avería de un buque y la falta de barcos colapsan la Operación Paso del Estrecho

La avería de un buques de gran capacidad y el "incumplimiento" de las navieras para aplicar el plan de flota, según la Autoridad Portuaria de Almería, colapsaron el puerto, donde unas 6.600 personas esperaron entre la tarde del lunes y ayer para poder embarcar. Casi todos los afectados son familias de origen marroquí que van a su país a pasar las vacaciones y cuyo tránsito se coordina con la Operación Paso del Estrecho. La Subdelegación del Gobierno, el Puerto, las navieras y el Consulado marroquí acordaron el lunes por la noche reforzar el número de barcos y el colapso se solucionó ayer.

De los seis buques que debían estar operando en Almería estos días sólo lo han hecho tres. Además, el pasado fin de semana se esperaba un incremento de viajeros del 3% y, sin embargo, llegó un 8% más que el año anterior. Otro de los prinicipales motivos del colapso es que el buque Mistral, de la compañía naviera Comanav, no haya estado operativo en el inicio de esta Operación Paso del Estrecho (OPE). Este barco, con capacidad para transportar a unos 2.500 pasajeros y unos 500 vehículos, tenía previsto entrar en servicio desde principios de mes. Sin embargo, problemas técnicos impidieron su funcionamiento.

Este cúmulo de circunstancias ha obligado a miles de familias a esperar durante tres días en el puerto y en los días más calurosos del verano.

"Esto no había pasado en el puerto de Almería desde hacía 10 ó 12 años. El problema que hemos tenido es que el plan de flota para la OPE no se ha puesto en funcionamiento porque las navieras, en vez de poner los barcos que tenían previstos en esta línea, han puesto la mitad. El barco de mayor capacidad está en astilleros y estará operativo en la operación retorno", explicó el presidente de la Autoridad Portuaria, José Antonio Amate.

A Nordim, un joven padre de familia de 28 años que llegó al puerto almeriense procedente de Rotterdam (Holanda) la mañana del domingo, nadie le había explicado los motivos del retraso para embarcar después de 72 horas de espera. Él y su mujer han confeccionado un toldo casero colocado entre dos vehículos para hacer más soportables las horas de calor intenso. "No hay nadie que te explique nada aquí. Se supone que saldremos, por fin, mañana miércoles a las 10.00 de la mañana hacia Nador. Al desembarcar allí nos esperan otros 350 kilómetros hasta llegar a nuestro destino", explica algo airado.

La falta de información a los viajeros es general. "¿Acaso sabe usted qué ocurre?", interroga Jaouad, de 27 años. Ha viajado con toda su familia en cinco vehículos desde Utrecht (Holanda) hasta Almería y llegó el lunes por la mañana al puerto para cruzar el Mediterráneo y llegar a El Aioun. Asegura, tumbado a la sombra del remolque de un camión portuario, que lo peor de la espera es la falta de víveres. "Podemos comprar comida pero es muy cara dentro del recinto portuario. Compramos sólo pan, agua y cosas para los niños", explica.

El matrimonio formado por Mohammed y Souad, de 32 y 29 años, respectivamente, sabe lo que supone pasar horas con su hija de dos años en el recinto. "No es un lugar limpio para ella. Hemos estado tantas personas en esta parcela que los servicios están sucios. Como no hay duchas no podemos lavar a la niña y ella lo pasa peor", explica Souad. A pesar de la desagradable experiencia esta familia tiene claro que repetirá su paso por Almería el próximo año, ya que es la mejor ruta para llegar a El Aioun. "Derivarnos hasta Algeciras supondría añadir 12 horas al viaje. Y esto es la primera vez que nos pasa en Almería", defiende Mohammed.

La Subdelegación del Gobierno en Almería logró la noche del lunes que las compañías navieras reforzasen con dos nuevos buques el servicio para la operación Paso del Estrecho, informa Efe. El subdelegado del Gobierno, Miguel Corpas, dijo que el refuerzo se hizo efectivo durante la madrugada de ayer al poner en marcha una embarcación que estaba retenida por problemas técnicos y enviando, pasadas las 12.00, un buque que operaba en Algeciras.

Contra las navieras no cabe sanción alguna, ya que, según reconoció el presidente de la Autoridad Portuaria, ninguna de ellas tenía solicitados los atraques. "Teníamos las previsiones de barcos que iban a poner en las líneas, pero no teníamos pedidos los atraques, que es lo que nos da posibilidad de sancionar", dijo Amate. Éste hizo un llamamiento para que los viajeros reclamen ante las compañías navieras la situación que han padecido. "Si yo fuera pasajero haría mi reclamación pertinente a la compañía naviera con la que yo tenía contrato de que me llevara en una determinada fecha y no me ha llevado", remachó Amate.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de julio de 2006