Alemania 2006

Matrix, la cara sucia del 'calcio'

Los aficionados italianos no se lo podían creer cuando vieron a Materazzi tendido en el suelo tras la agresión de Zidane en la final. Por una vez, Matrix o El Carnicero, como le llaman en Italia, pareció ser la víctima tras recibir el cabezazo del francés.

El niño malo del calcio no sabe lo que es el juego limpio. Su historial de futbolista está plagado de episodios sucios. Tantos, que encabeza la lista de los futbolistas detestados. Incluso un senador de Alianza Nacional propuso que fuera juzgado como "un delincuente común".

En un Milan-Inter de 2003 pegó una patada en las costillas a Shevchenko. Un año después, en otro derby, clavó la puntera en el pecho de Inzaghi. Pero fue en febrero de 2004 cuando dio la peor imagen de sí mismo. En un Inter-Siena -partido para el que ni siquiera había sido convocado- se lio a puñetazos con Cirillo en el túnel de vestuarios. El jugador del Siena se presentó delante de las cámaras con los labios ensangrentados: "¡Mirad lo que me ha hecho Materazzi!". El comité de disciplina lo suspendió por dos meses.

De poco sirvió. El pasado abril volvió a actuar en El Madrigal, en los cuartos de final de la Liga de Campeones, ante el Villarreal. Emuló a Tassotti y le propinó un codazo a Sorín.

"Hablé con mi hijo después del partido y me dijo que Zidane le provocó", comentó ayer el padre de Materazzi.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 10 de julio de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50