Un camello acepta 19 años de cárcel por matar a un toxicómano al que proveía

El juicio no se llegó a celebrar la semana pasada porque las dos partes alcanzaron un acuerdo de conformidad. José Antonio Muñoz aceptó 19 años de prisión (15, por asesinato, tres por un delito contra la salud pública y uno por tenencia ilícita de armas); Luis Rodilla aceptó dos años de cárcel, uno por encubrir la muerte de su hijo y otro por un delito contra la salud pública. El primero, que se ganaba la vida como camello, mató al joven Juan Miguel Rodilla, enganchado a la cocaína y a la heroína.

Según consta en el escrito del fiscal, Muñoz era el dueño de un bar en la calle de Villanueva de Castellón de Valencia. Allí coincidía con el padre, Luis Rodilla, cuyo hijo estuvo en varios programas de desintoxicación. No superó ninguno y su consumo era cada vez mayor, provocando un grave deterioro para él y una dramática situación para la familia. El padre se enteró que Muñoz vendía cocaína y le pidió que le suministrara a su hijo, "lo que se tradujo en un entrega matutina casi diaria". El padre llegó a este acuerdo, "preso de la angustia que le producía ver el deterioro físico y psíquico de su hijo, incapaz de seguir llevándole a las Cañas y otras zonas de venta de estupefacientes a las que su hijo acudía", dice el fiscal. Entonces, decidió pagar 90 euros diarios al dueño del bar.

El 14 de julio de 2003, el dueño del bar y el drogadicto se fueron juntos a consumir dosis de cocaína al espigón de la playa de Valencia. Allí, Muñoz le disparó tres tiros por la espalda. El padre, al ver que su hijo no regresaba, le preguntó al camello. La respuesta, según el escrito, fue: "Descansa, tus problemas se han terminado". Una vez ya descubierto el cadáver, el padre intentó despistar a la policía y ocultar al autor de los hechos, alejando las pesquisas del dueño del bar e incluso pidiendo a amigos que no dijeran nada del negocio de Muñoz en su establecimiento. Al final, la investigación se cerró imputando la muerte a Muñoz, que estuvo cuatro meses en prisión provisional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 02 de julio de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50