Los accionistas de Arcelor rechazan a la rusa Severstal y dan vía libre a Mittal

La ruptura supondrá el pago de una indemnización de 140 millones de euros

Arcelor se libró ayer de la rusa Severstal y dejó el camino libre para su integración con Mittal Steel. El 57,94% del capital de Arcelor rechazó ayer en una junta de accionistas el acuerdo firmado el pasado 25 de mayo entre Arcelor y Severstal para frenar la OPA entonces hostil de Mittal Steel. La ruptura del acuerdo supondrá el pago de una indemnización de 140 millones de euros a la firma rusa, propiedad de Alexéi Mordashov. El pacto con Severstal necesitaba para poder ser rechazado un voto en contra de más del 50% del capital de Arcelor.

La junta de accionistas de ayer facilita las cosas a la fusión Arcelor Mittal. A Severstal solamente le quedaría para entrar en Arcelor lanzar una OPA por el 100% de la siderúrgica luxemburguesa y en mejores condiciones económicas que Mittal Steel. La junta, convocada con el objeto de dar a los accionistas la palabra sobre la integración con Severstal, reunió al 60,43% del capital de Arcelor, algo bastante inusual ya que la siderúrgica luxemburguesa acostumbra a juntar aproximadamente el 35% del capital en sus juntas.

De las 386.623.812 acciones representadas en la asamblea, 370.694.197 votaron en contra de la unión con la compañía rusa y 11.494.810 lo hicieron a favor. El Consejo de Administración de Arcelor que primero trajo a la rusa y finalmente apostó por la anglo-india, siempre "por unanimidad", manifestó en un comunicado su "satisfacción" por la resolución del contrato. También lo hizo Mittal Steel. La campaña publicitaria de ambas empresas y la presión a los accionistas los últimos días ha liquidado la integración con Severstal, que se había convertido en un problema.

Cambio de plazo

Si los accionistas no hubieran rechazado la operación, la única posibilidad de que el contrato no se hubiera ejecutado, sin caer en una violación unilateral del mismo, es que más del 75% de los accionistas de Arcelor hubieran acudido a la OPA ya recomendada de Mittal Steel. El plazo para la oferta se ha retrasado por el cambio de las condiciones de la misma hasta el próximo 12 de julio, fecha en la que previsiblemente se cerrarán cinco meses de enfrentamiento.

"El proyecto de Severstal representaba la mejor opción industrial para nuestro grupo. El proyecto fue duramente criticado por el mercado y por algunos de nuestros accionistas. Al mercado no le gustó", aseguró ayer en el transcurso de la junta general el presidente de Arcelor, Joseph Kinsch, quien reconoció que el consejo de administración había hecho caso a los mercados. Antes de la votación, Kinsch especuló sobre el momento en el que se propuso la operación con la rusa. Dijo que había sido demasiado, tarde pese a que los contactos entre ambas sociedades se iniciaron hace ya dos años.

El presidente de Arcelor conservó un cierto tono de amargura en sus palabras, como el expresado el lunes pasado en la presentación a la prensa de alianza entre Arcelor y Mittal. Dijo que la oferta de Mittal era la buena, mejor para los accionistas, pero lo matizó con un "deseo que dure". Kinsch descartó la posibilidad de que las tres empresas hubieran podido ir de la mano. Aseguró que implicaba excesivos riesgos. La oferta de Mittal valora Arcelor en 25.400 millones de euros o 40,40 euros por acción.

El presidente de Arcelor quiso hacer un guiño al aún presidente de la dirección general de Arcelor, el francés Guy Dollé, quien dijo es necesario en el nuevo proyecto de fusión. Dijo que se mantendrá en su puesto hasta que se cierre la fusión. Roman Zaleski, el primer accionista de la luxemburguesa con un 7,8% del capital, aseguró que en principio no tiene intención de entrar en el consejo de administración.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 30 de junio de 2006.

Lo más visto en...

Top 50