Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
OTRA MIRADA | Alemania 2006

Saviola, 'el pibito'

El público del Camp Nou sintió auténtica devoción por Javier Saviola. El pibito era el niño mimado de ese público que se le entregó desde el primer día. En fútbol, como en casi todos los ámbitos de la vida en los que interviene el factor humano, hay flechazos así: inmediatos. Y de fuerte vinculación. Fuerte y, en ocasiones, duradera. La vinculación afectiva de los aficionados barcelonistas con Saviola ha sido, y sigue siendo aún, duradera. El público culé, como todos lo públicos, es dado a ese tipo de enamoramientos. El último ha sido el experimentado hacia Larsson. Pero, ojos que no ven, corazón que no siente, y ya todos los barcelonistas son conscientes de que Larsson no ha de volver. Es un hecho aceptado, ya asumido, y ya no esperan el regreso de Larsson. En cambio, siguen, seguimos, esperando a Saviola. El pibito es, para los barcelonistas, lo que el rey don Sebastián para los portugueses: una añoranza incurable. Y si Rijkaard no lo remedia -y parece no tener intención de remediarlo- esa añoranza se convertirá en saudade. De hecho, es una tímida saudade lo que se apodera del ánimo del Camp Nou cuando, anualmente desde que Saviola partió -mejor dicho, lo partieron-, se abate sobre el Barça el maleficio de las lesiones en cadena. A veces la plaga maligna, y harto misteriosa por cierto, cae sobre la defensa; otras, sobre el medio campo. Cuando atacó la delantera, hubo que correr. Y la melancólica pregunta, "¿dónde está Saviola?", tuvo una respuesta llamada Maxi López.

Rijkaard no dio su brazo a torcer. Es un témpano. El corazón del culé no entra dentro de sus preocupaciones. Primero, él, o Txiki Beguiristain, o la directiva, o todos juntos, mandaron a Saviola al Mónaco; luego, al Sevilla.

Ahora, el pibito triunfa en el Mundial y a gran parte del barcelonismo se le ensancha el corazón: quizá el holandés que llegó del hielo comprenda lo que vale ese jugador chiquito, movedizo y voluntarioso. Un gol, por el momento, y participación decisiva en los tres primeros goles marcados por Argentina contra Serbia durante el tiempo en que él, Saviola, jugó. La directiva y el equipo técnico del Barça afirmaban que no se necesitaban más delanteros, y ahí está el fichaje de Gudjohnsen. ¿A qué equipo traspasarán ahora a Saviola? Quiera el cielo que al Madrid no se le ocurra orquestar un revival del caso Figo. En este caso, el Barça se lo tendría bien merecido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de junio de 2006