Alemania 2006

La FIFA acuerda que ninguna Liga tenga más de 18 equipos

La FIFA, en su congreso ordinario que celebró ayer en Múnich, acordó que las Ligas europeas deberán reducir sus campeonatos a 18 equipos. La medida afectaría a las Ligas española, inglesa y francesa que en sus primeras divisiones cuentan con 20 equipos. La medida forma parte de las recomendaciones elaboradas por el grupo de trabajo "Por el Bien del Juego", cuyo informe fue aprobado por 195 votos a favor y 5 en contra del total de 205 federaciones con derecho a voto del Congreso.

La decisión se trasladará ahora al Comité Ejecutivo de la FIFA, que estudiará la forma de imponerla y el plazo que concede a las Ligas para adecuarse a ella. El asunto se viene planteando desde hace varios años y los dirigentes de los clubes españoles, representados por la Liga Profesional, siempre se han mostrado reacios a asumir cualquier reducción al tiempo que han insistido en que el tema es de competencia exclusiva suya. La Federación española, por su parte, se declara partidaria de la postura que adopten sus clubes.

En el Congreso de la FIFA, además, se dio cuenta del reparto de 203,5 millones de euros en premios con motivo de la fase final del Mundial. Julio Grondona, vicepresidente de la FIFA y a la vez presidente de su comité de finanzas y también de la federación de Argentina, fue el encargado de detallar el reparto. Según explicó Grondona, la FIFA ha pagado ya 678.500 euros a cada federación de los 32 países que han llegado a la fase final del campeonato y a esa cifra se añadirán dos millones más por cada partido que dispute su selección. De esa forma, cada federación percibirá como mínimo, casi siete millones de euros.

Visión del dopaje

La FIFA, por otro lado, aprovechó su Congreso para introducir un cambio en el artículo 60 de sus estatutos con el fin de adaptarse a una peculiar visión del código de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA). por la que se reserva el derecho a interpretar cada caso de forma individual. La FIFA admite que cada caso positivo recibirá una sanción de dos años la primera vez y de por vida si es reincidente. Sin embargo, la posibilidad de estudiar cada caso "de forma individual" permite a la FIFA reducir esas sanciones si se trata, por ejemplo, de drogas "sociales", si el deportista no ha cometido "una negligencia" o si se demuestra que no es culpable.

La FIFA también aprobó una Comisión de Ética para sancionar los casos de corrupción vinculados con las apuestas, los de racismo y los de dopaje.

A la conclusión del Congreso, el presidente de la FIFA, el suizo Josep Blatter, anunció que se presentará a la reelección por otros cuatro años en los comicios previsto para 2007. Blatter, que sucedió al brasileño Joao Havelange tras el Mundial de Francia 98, logró su primera reelección hace cuatro años en el campeonato disputado en Corea del Sur y Japón.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS