Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

TVE rescata una entrevista de Jesús Quintero a Rocío Jurado

La sombra de Rocío Jurado es alargada, y la muerte y posterior entierro de la cantante de Chipiona (Cádiz) ha reportado buenas audiencias a las cadenas. La reposición el viernes pasado de Rocío siempre, presentada por Bertín Osborne y emitida por TVE-1 en diciembre de 2005, fue vista por 2.656.000 espectadores (22,4% de cuota de pantalla). La notable acogida otorgó ese día a La Primera una cuota de 20,3 puntos, dos puntos y medio más que Antena 3 (17,7) y dos décimas menos que Tele 5 (20,5). Esa gala, significó la última actuación de la tonadillera, junto a artistas como Julio Iglesias, Raphael, Bisbal o Paulina Rubio. Lideró el día el magacín de Tele 5 Aquí hay tomate, con 3.309.000 seguidores (28,1% de cuota). La vuelta a Antena 3 de María Teresa Campos con el especial Adiós, Rocío (10.30) registró 890.000 personas (19%), pero no pudo con El programa de Ana Rosa, que obtuvo 1.234.000 televidentes (25,3%).

El sábado pasado, Cine de barrio (TVE-1) también resucitó a la artista con la película Lola la Piconera. La adaptación de la obra de José María Pemán Cuando las Cortes de Cádiz obtuvo una audiencia de 1.770.000 espectadores (22,06% de cuota), tan sólo medio millón menos que la edición extra de Salsa rosa, en Tele 5 (2.294.000, 24,2%).

TVE intentará esta noche rentabilizar el poder de convocatoria de la tonadillera con un especial de El Loco de la Colina (23.00). Así, tras el partido amistoso España-Croacia, el espacio recuperará algunos de los momentos de la entrevista que Jesús Quintero, realizó a la artista el 10 de enero pasado. El programa, un recorrido por sus sentimientos y su vida profesional y personal, logró 3.125.000 espectadores (16,7% de cuota de pantalla). En aquella conversación "entrañable, muy para dentro", en palabras de la propia Rocío Jurado, desvelaba, entre otras cosas, lo que le pasó por la cabeza en el momento de entrar al quirófano ("... Ésa es la verdadera soledad, el no tener a nadie al que decirle adiós"). También confesaba cómo había vivido aquellos largos meses en los que la enfermedad la tenía alejada de los escenarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de junio de 2006