"Os sorprenderán los nombres"

Manzano dice que los deportistas implicadosen la trama de Fuentes son de primera línea

"En el Tour tomábamos EPO, cortisona, hormonas de crecimiento, plasma de ternera joven, cafeína inyectada...". El ex ciclista Jesús Manzano resumió con estas palabras su pasado en Kelme. Lo hizo en el Foro Ferrándiz-As. Llegó con camisa blanca y gafas de sol. Parecía a punto de irse de vacaciones. Nada más lejos de la realidad porque ayer, durante dos horas revivió la pesadilla que hace dos años le llevó a denunciar la trama de dopaje organizada por su ex equipo, el Kelme. "Me decían que estaba loco. Pero resulta que ahora cada uno está en su sitio", dijo refiriéndose a la Operación Puerto, que el pasado martes llevó a las detenciones de los médicos Eufemiano Fuentes y Manolo Batres, los directores deportivos Manuel Saiz y José Ignacio Labarta y el ex ciclista de mountain bike Alberto León.

Más información
Würth retirará el patrocinio si echan del UCI ProTour a Saiz o a su equipo
Sevilla admite al T-Mobile que ha visitado Zurbano, 92

"El tiempo me ha dado la razón. He pasado dos años en la sombra, con todo el mundo machacándome", afirmó. "Sentí alegría cuando me enteré de la Operación Puerto. Pero cayeron menos de los que yo cité, pueden caer en la siguiente", dijo. Respecto a los posibles nombres implicados en la operación, Manzano destacó que son deportistas de primera línea. "No voy a sepultar a nadie, pero cuando salga la lista de los nombres os vais a sorprender", dijo. "Creo que muchos ciclistas no duermen tranquilos porque el doctor Fuentes llevaba a medio pelotón", añadió. El ex de Kelme, el primero en denunciar la práctica del dopaje en el ciclismo, se mostró bastante pesimista sobre la posibilidad de que la gran lacra del deporte pueda acabarse. "Sería posible si se juntaran todos los ciclistas para decir basta. Pero si sólo es uno el que está dispuesto a hacerlo, le darían una patada en el culo y lo echarían del equipo", explicó.

"Cuando llevas años sacrificándote no es fácil dejarlo, te preguntas '¿y si ahora cojo y lo dejo todo qué hago?", relató Manzano hablando de su experiencia personal. Él estuvo cuatro años en el equipo de Kelme (2000-04). "El primer año no me dieron nada. Pero el segundo, durante una concentración, me dijeron que me iban a dar una cosita para trucar el motor", contó. "Me reunía en una habitación con mis compañeros de equipo y nos preguntábamos qué tal nos sentaba esto y lo otro", explicó. "En mi equipo no se salvaba ni uno y en mi grupo de entrenamiento tampoco", aseguró. "El único que no se dopaba era Juan Miguel Cuenca. Tenía un estrechamiento en la femoral y con la EPO se le dormían las piernas", añadió. "Los que incitaban al dopaje eran el director y el médico, no el patrocinador", matizó.

"Para ganar dinero en este deporte tienes que pasar por el aro. Pero llega un momento en que todo te parece demasiado y dices basta", relató. Manzano aseguró que él pagaba solo 3.000 para la paloma mensajera (la preparación médica). "Pero a un amigo mío ya fallecido, el tratamiento le costaba 36.000 euros", explicó. Ese amigo era Chava Jiménez, ciclista de Banesto muerto en diciembre de 2003.

La charla tuvo su momento de tensión cuando el ex de Kelme acusó al director de la Vuelta, Víctor Cordero -sentado en primera fila- de no haber hecho lo suficiente en los controles antidopaje. "Yo en la Vuelta iba dopado y nunca me pillasteis", aseguró desafiante.

Jesús Manzano.
Jesús Manzano.DIARIO AS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Eleonora Giovio

Es redactora de deportes, especializada en polideportivo, temas sociales y de abusos. Ha cubierto, entre otras cosas, dos Juegos Olímpicos. Ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS; ha sido colaboradora de Onda Cero y TVE. Es licenciada en Ciencias Internacionales y Diplomáticas por la Universidad de Bolonia y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS