Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Fútbol | Internacional

Inglaterra tiembla por Rooney

La lesión del delantero del Manchester United dispara las alarmas de cara al Mundial

"Wayne Rooney no tiene ninguna posibilidad de jugar los tres partidos de la primera fase del Mundial, pero podría estar disponible para la segunda", declaraba ayer Roger Roberton, experto en lesiones deportivas, en el diario inglés The Independent.

El lacónico comunicado que salió el sábado en la web del Manchester se ha confirmado: Rooney sufre la fractura del cuarto metatarsiano del pie derecho y estará de baja seis semanas. El joven delantero inglés había abandonado en camilla el césped de Stamford Bridge el sábado, en el minuto 82, tras un choque con el portugués Paulo Ferreira, defensa del Chelsea.

Mientras los aficionados del conjunto de José Mourinho celebraban la victoria de su segunda Liga consecutiva, los seguidores ingleses temblaban pensando en el Mundial de Alemania que empieza el próximo 9 de junio. La prensa inglesa reservó ayer sus portadas a la lesión del "el talismán" Rooney.

El seleccionador de Inglaterra, Sven Goran Eriksson, que el sábado estaba en el palco de Stamford Bridge, se mostró ayer muy preocupado por la baja de Rooney. El técnico tendrá que reestructurar la lista de los futbolistas que se llevará a Alemania y, sobre todo, tendrá que plantearse si convocará a jugadores que están recuperándose de sus largas lesiones como Sol Campbell, Ashley Cole y Wayne Bridge. Michael Owen, ex madridista y compañero de reparto de Rooney en la selección, volvió ayer a jugar con el Newcastle, tras sufrir una lesión en un pie el pasado mes de diciembre. Buenas noticias, si no fuera porque Owen admitió "haber sentido molestias".

Inglaterra debutará en el Mundial el próximo 10 de junio contra Paraguay, justo cuando se cumplirán seis semanas de la lesión de Rooney, por lo que lo más probable es que éste no pueda participar en la primera ronda (Inglaterra se enfrentará a Trinidad y Tobago el día 15 y a Suecia el día 21).

Eriksson confía en recuperar a Rooney para los octavos de final -que empiezan el día 24- siempre y cuando Inglaterra se clasifique. Ayer lo dejó claro en unas declaraciones a una cadena de televisión: "Me llevaré a Rooney si tiene alguna posibilidad de jugar la fase final". Eriksson tiene tiempo hasta el 15 de mayo -fecha fijada por la FIFA para que los seleccionadores presenten las listas de los convocados-.

Hace poco menos de un mes, un periodista preguntó a Eriksson si contaría con Rooney si éste tuviera un pequeño problema. El técnico fue tajante en su respuesta: "¿Qué alternativas tengo? Si se lesiona un mediocentro puedo buscar a otro, pero ¿dónde voy a encontrar uno como Rooney?".

La duda de Eriksson la comparten todos los aficionados ingleses y toda la prensa británica. "No podemos reemplazar a Rooney. No creo que haya un jugador como él en todo el país... e incluso en toda Europa", dijo ayer Bobby Robson, ex seleccionador de Inglaterra. "Es tremendamente triste. Sin Rooney no tenemos muchas posibilidades de ganar el Mundial, no lo podemos hacer con los outsiders", añadió. Las grandes citas futbolísticas se están demostrando desafortunadas para Rooney, hijo de una cocinera y de un ex boxeador. En la Eurocopa de Portugal de 2004, en la que se dio a conocer al público, sufrió la rotura del quinto metatarsiano del pie derecho. Fue en cuartos e Inglaterra perdió ante Portugal. Curiosamente fue otro portugués, Jorge Andrade, quien lesionó a Rooney tras un choque. Hace una semana, en una entrevista concedida a The Observer, Rooney dijo: "Ver a un jugador que se lesiona y que se pierde un Mundial es terrible". Algo debía de olerse el joven delantero inglés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de mayo de 2006