Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Fútbol | 28ª jornada de Liga

Las lesiones parten al Barça

Márquez será baja un mes y medio, y Edmilson, tres semanas

Frank Rijkaard, técnico del Barça, siempre dice que le cuesta dormir después de los partidos, tanto da si gana o pierde su equipo. Y seguramente, el sábado, al regreso de San Sebastián, debió invertir más tiempo del previsto en conciliar el sueño. Pese a su trepidante marcha en la clasificación, las lesiones musculares están ensombreciendo el calendario inmediato del Barça, que, de una tacada, perdió en Anoeta, en algo más de una hora, a Márquez y Edmilson. Los dos futbolistas, titulares indiscutibles, se sometieron ayer a pruebas médicas que confirmaron las peores sospechas: el mexicano sufre una rotura muscular de cuatro centímetros en el bíceps femoral y, al igual que Messi -roto el día del Chelsea-, estará de cuatro a seis semanas de baja. Edmilson también padece una lesión similar, aunque no tan grave, y permanecerá sin jugar entre dos y tres semanas. El Barça aspira a recuperarlo para el partido de vuelta de los cuartos de final de la Champions, el 5 de abril, ante el Benfica en el Camp Nou.

Rijkaard sólo dispone de un central para medirse al Benfica en Lisboa

Con la Liga encarrilada -el Madrid está a 11 puntos y el Valencia y Osasuna, a 12- la principal inquietud del vestuario azulgrana se centra en el partido en Lisboa, dentro de ocho días. Rijkaard ya perdió ante el Chelsea a Messi (lesionado) y a Puyol (sancionado) para el encuentro de ida del día 28 en Lisboa. Resueltos los problemas en la delantera con Ronaldinho, Eto'o y un extraordinario Larsson, una montaña de dudas se acumula ahora en la defensa. El holandés deberá recurrir a su inventiva para rearmar la zaga porque sólo dispondrá de un central, Oleguer, que además suele jugar de lateral. Sin Puyol, Márquez y Edmilson, Rijkaard tendrá que reciclar a un lateral (Sylvinho, Belletti o Gio) para que acompañe a Oleguer en el eje de la zaga ante el Benfica porque Motta se perfila como el medio centro que sustituirá a Edmilson. El técnico azulgrana no es muy partidario de recurrir al filial.

Rijkaard eludió en San Sebastián analizar el origen de la inquietante racha de lesiones pero lo cierto es que seis jugadores (Messi por dos veces) han caído desde principios de febrero. Y, la mayoría, durante el transcurso de un partido. El argentino, se rompió el 5 de febrero en el Camp Nou ante el Atlético. Ya no salió del vestuario tras el descanso. Un mes después, el 7 de marzo, ante el Chelsea, el mismo músculo se le desgarró un poco más abajo y se fue del campo en el minuto 22. Los médicos dijeron que Messi había sido víctima de su velocidad y de su arranque explosivo. Y Rijkaard hizo otro apunte: que había pagado su ansiedad por querer hacerlo todo perfecto.

Pero, por en medio, Giuly, tuvo que ceder su plaza a Larsson en Mestalla, antes del descanso, cuando era el único que tiraba del Barça. Otra lesión en los isquiotibiales. Deco ya se perdió ese encuentro por arrastrar unas molestias similares y no había día en que Márquez -lesionado en Navidad-, no tuviera problemas en esos músculos. Siguió jugando con dolor hasta que en Anoeta, en el minuto 15, la pierna derecha dijo basta. Edmilson aguantó en el campo una hora más y se fue con una rotura algo menor. Gabri vio las dos lesiones desde el banquillo tras superar una sobrecarga en los mismos músculos.

Pese a todo, Jordi Ardèvol, jefe de los servicios médicos, consideró que entraban dentro de la normalidad las numerosas lesiones. "Las lesiones en los isquiotibiales son las más comunes en los futbolistas. Estadísticamente, es ahora, al igual que en septiembre u octubre, cuando el riesgo de tener problemas musculares es mayor porque hay que hacer un máximo esfuerzo físico y de competitividad", explicó el doctor, tras aclarar que a Márquez se le rompió un músculo diferente al que le causaba dolor.

El servicio médico fue premiado el año pasado por la UEFA tras constatar que el Barça era el club con menos lesiones musculares de la Champions -al menos en cuanto a recaídas-. Este curso, en cambio, suma 18, aunque Ardévol sólo computa 12. A Rijkaard no le queda más remedio que recurrir al filial. El central Rodri se entrenará hoy con el primer equipo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de marzo de 2006