Foto de boda gitana

Las manos de 65 años de Lola Fernández sostienen la foto de boda gitana de unos vecinos, antes casados por lo civil. Una generación abre paso a la que establecerá otro modo de ser gitano.
Las manos de 65 años de Lola Fernández sostienen la foto de boda gitana de unos vecinos, antes casados por lo civil. Una generación abre paso a la que establecerá otro modo de ser gitano.JESÚS CISCAR

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0011, 11 de marzo de 2006.