La CAM facilitará la financiación del nuevo trazado del Júcar-Vinalopó

Roberto López asegura que la obra es estratégica para Alicante

La Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) pilotó como entidad agente las obras del anterior trazado del trasvase Júcar-Vinalopó, y ahora está en condiciones de "estudiar cualquier propuesta razonable para facilitar" las obras del nuevo proyecto, según declaró a EL PAÍS el director general, Roberto López Abad. Para el directivo de la caja alicantina, la CAM "facilitará" la consecución de estas obras "estratégicas" para Alicante.

Sin agua "no podemos desarrollar nuestro modelo de crecimiento y por lo tanto, cualquier medida que se adopte en este sentido será buena", razonó. Para Roberto López, no tiene sentido que "perdamos más tiempo" en modelos y discusiones que "no proporcionen un esquema de base que nos impida tirar adelante".

Preguntado si la empresa pública que gestiona las obras del nuevo trazado del trasvase ha pedido ya financiación a la CAM, Roberto López declaró: "No en directo. En estos momentos, desde el Consorcio de Aguas se están manteniendo reuniones y supongo que, en su momento, se planteará".

Con estas declaraciones de López Abad se zanja la polémica sobre la financiación del anterior proyecto de trasvase. Como publicó este periódico, la Junta Central de Usuarios del Vinalopó, que reúne a los futuros beneficiarios del trasvase desde el Júcar, aún no ha hecho efectivo el crédito sindicado que suscribió en marzo de 2003 para hacer frente a los 75 millones de euros que se comprometió a aportar para la infraestructura. Esa cantidad suponía un tercio del coste de la obra. El acuerdo con nueve entidades colideradas por CAM establecía un plazo de amortización de 25 años una vez ejecutadas las obras, a un interés por debajo del mercado, en una operación avalada por la Generalitat.

Entre las condiciones del préstamo se incluyó un plazo de disposición del dinero que expiró el pasado 31 de diciembre de 2005, sin que la Junta Central reclamara el montante, por lo que el crédito está vencido. La empresa estatal Aguas del Júcar liquidó en octubre de 2005 el convenio para la obra original firmado con los usuarios, a los que reclamó el pago atrasado de 41 millones de euros. La sociedad propone un nuevo acuerdo y que los usuarios paguen por tarifa cuando el agua llegue por el nuevo trazado desde el final del río. La Junta mantiene su petición de que se retome el trasvase desde Cortes de Pallás.

El Ministerio de Medio Ambiente aprobó en diciembre de 2005 el anteproyecto del nuevo trazado Júcar-Vinalopó, entre el curso bajo del río Júcar y el tramo V de la conducción ya iniciada en la Font de la Figuera, unas obras que pueden estar acabadas en 2008, según cálculos de la empresa estatal Aguas del Júcar, S. A. (Ajusa). La resolución firmada por el ministerio permite licitar el proyecto y la obra por un presupuesto fijado en 22.628.335,76 euros.

El nuevo trazado estará dividido en cinco tramos. Según lo previsto, la obra del trazado alternativo arrancará en la desembocadura del Júcar y empalma con los últimos tramos del proyecto anterior.

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, tras su revisión en una comisión técnica, desechó la obra iniciada en Cortes de Pallás, donde según los estudios no se garantiza agua suficiente para la transferencia, previstas para 80 hectómetros anuales, al contrario que en el Azud de la Marquesa, al final del cauce. La resolución firmada por la ministra, Cristina Narbona, y altos cargos de Medio Ambiente, indica que el nuevo trazado tendrá una longitud de 82.9 kilómetros, de los cuales 13,1 serán túneles. Las obras está previsto que comiencen a finales de este año para que el trasvase esté concluido al acabar 2008.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 05 de febrero de 2006.

Lo más visto en...

Top 50