Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:PERSONAJE

"Hay talento y personalidad"

José Vicente, Pepu, Hernández (Madrid, 1958) llega al cargo de seleccionador español de baloncesto tras toda una carrera en Estudiantes. Se crió en el popular barrio de Prosperidad, en el que se aficionó a un deporte en el que sus primeros retos, relevando a Mario Pesquera, son aspirar al máximo en el Campeonato del Mundo, a partir del 19 de agosto en Japón, y en el de Europa de 2007, en España.

Pregunta. Le llega la ocasión en mal momento: muchos cambios de entrenadores, escasez de jugadores seleccionables y discretos resultados de la selección.

Respuesta. Discrepo. No estamos en crisis. Parece cierto que el mundo del entrenador está un poco convulso. Hay dudas, pero no es una situación crítica. Y lo de los resultados de la selección es contradictorio. Ha sido cabeza de serie en el sorteo del Mundial y es quinta en el ránking, pero es cierto que nos ha dejado un sabor de boca, sino amargo, insuficiente. Podíamos haber logrado algo más. Nuestra ambición tiene que ser dar un paso más. Agradezco la exigencia, aunque a veces se confunde con la ilusión.

P. Esta generación de jugadores es famosa por su descaro, pero acumula varios traspiés en los últimos torneos.

R. El descaro no está reñido con la sensatez. Estos jugadores poseen ambas cualidades. Saben que pueden competir por lo máximo, pero que es complicado. Son los primeros en decirlo. Eso demuestra que poseen una mentalidad adecuada. No se han conseguido determinados objetivos, pero se ha caído frente a rivales muy importantes. Ahora hay más madurez y se sabe competir más, porque una cosa es ser muy buenos y otra saber competir como lo han hecho en estos últimos torneos selecciones sin figuras que como equipo han funcionado, como Grecia o Italia.

P. Usted ha dicho que la selección debe hacer historia. ¿Qué sería hacer historia, empezando por el próximo Mundial de Japón?

R. Vamos a por el campeonato. Tenemos que estar preparados porque hay talento, personalidad, mentalidad y cualidades para darlo todo en el momento en que se necesita.

P. ¿Hará más rotaciones de las que solía hacer Pesquera?

R. Una cosa es lo que me gustaría y otra lo que vaya a pasar, pero deseo contar con todos y que cada uno tenga una misión. Para poder ganar todos los días se necesita del esfuerzo de muchos y, además, tiene que existir una recuperación y que la toma de responsabilidades se divida entre todos.

P. ¿Es Gasol el jugador franquicia?

R. Es un gran jugador. No entiendo qué significa jugador franquicia. El jugador importante debe serlo siempre. Debe auparnos para dar ese paso que todos necesitamos. Su evolución está siendo muy importante. Está siendo marcado como marcan a las figuras en la NBA y está sabiendo reaccionar. Además, pasa muchísimo mejor que antes porque está leyendo muy bien el juego y está haciendo mejores a sus compañeros. Se acerca a su ideal.

P. ¿Existe el peligro de que los jugadores se acomoden y piensen que Gasol tiene que sacar las castañas del fuego?

R. Sería una gran equivocación. Todos tienen talento y personalidad y saben que no irían a ninguna parte. Estoy seguro de que el primero que no quiere cargar con todo, sino compartir esfuerzos y responsabilidad, es el propio Gasol.

P. ¿Cómo ve a Calderón?

R. Bien. Está pasando momentos difíciles debido a que debe adaptarse a un tipo de juego distinto. Físicamente, no hay duda de que responde. En cuanto a lo táctico, demuestra posibilidades de entrar en diferentes concepciones del juego. Pasa de maravilla.

P. Para la pelea por el puesto de base se prevé una gran competencia entre Calderón, Raúl, Cabezas y Sergio Rodríguez. ¿Seleccionará a tres?

R. Prefiero tres de características diferentes y que se complementen.

P. Jiménez cuajó su peor torneo en el último Europeo, agobiado por el tira y afloja entre Estudiantes y Madrid. ¿Es un precedente a tener en cuenta?

R. Depende de las circunstancias. Ha habido jugadores con algunos problemas con sus contratos y no les ha afectado. Pueden existir muchas circunstancias, pero nuestro trabajo es precisamente que los jugadores lleguen libres y frescos. Jiménez está en vías de recuperación. Pasó un momento difícil, pero ha superado el trance.

P. Usted empezó periodismo. ¿Pueden los medios de comunicación influir en su trabajo y el de los jugadores?

R. Es cierto, aprobé algunas asignaturas. Intento ser natural. El que quiera saber, que pregunte. Espero que la presión no influya negativamente. Durante la concentración y la competición habrá que regular esta relación para que nadie se despiste.

P. El presidente de la federación, José Luis Sáez, dice que ésta tal vez sea la selección que por primera vez aspira a ganar el Mundial. ¿Le ha puesto el listón muy alto?

R. No. Lo acepto. Es la expresión de una ilusión. Pero eso no quiere decir que tengamos que... Es un deseo. Debemos evitar el exceso de presión negativa porque, entonces, el jugador no se mueve. Sin embargo, la presión positiva nos puede llevar muy alto.

P. En los últimos tiempos, la selección tiene que tirar del carro del interés por el baloncesto. ¿Se ve en la obligación de que el juego de la selección enganche?

R. Sin duda. No sólo en los últimos tiempos. Cuando era un crío, me podía tirar Estudiantes, pero lo que nos llevaba en volandas era la selección, que es la expresión máxima del baloncesto.

P. ¿Qué rasgos desea que tenga la selección?

R. Que cuente con un bagaje táctico importante. Que no sea previsible. Que podamos explotar las características de los jugadores, sobre todo en el ataque, porque es un equipo con una gran capacidad ofensiva y una movilidad especial. Que seamos competitivos: saber que se puede cometer un error, pero no dos seguidos. Que sea veloz, bien asentada en la defensa, lo que nos daría una capacidad de contraataque, lo más difícil de contrarrestar.

P. ¿Es cierto que, aunque no es un gran aficionado a los toros, considera que, en determinadas situaciones, la filosofía y la liturgia del mundo del toreo puede aplicarse al baloncesto?

R. Los taurinos me han hecho comentarios que se pueden llevar al baloncesto, pero sucede lo mismo con frases de otras materias que pueden ser aplicables a este deporte. Todo sirve para comunicarnos. Éste es un aspecto que me preocupa: hacerme entender y, con lo poco que pueda explicar, ser lo suficientemente claro. Es fundamental que técnicos y jugadores utilicemos la misma terminología y no caigamos en contradicciones. En ese sentido, todas las líneas están abiertas.

P. Por ejemplo, frases como "al que está más débil, a por él", cuando un rival está en inferioridad en la defensa o como "hay jugadores que juegan el mismo sistema aunque se caigan tres defensores", por los que no saben improvisar.

R. Son frases exageradas que uso en los clínics. Pero para que un jugador pueda tener oportunidades debe aprovechar los desajustes defensivos.

P. ¿Sus ayudantes?

R. El equipo técnico de la federación tiene más experiencia que yo. Me gustaría que continuaran los mismos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de enero de 2006