Magdalena de Suecia se muda a Nueva York

Siguiendo la ruta que ya hicieran un siglo antes un millón de compatriotas huyendo del hambre, la princesa Magdalena de Suecia se ha mudado a Nueva York. En mejores condiciones de las de Liv Ullmann y Max von Sydow en el filme Emigrantes, que retrata las peripecias de aquel drama. Si entre otras cosas, pensaba disfrutar del anonimato de pasar inadvertida, lejos de la implacable vigilancia de los paparazzi suecos, no ha transcurrido demasiado tiempo para comprobar que estaba equivocada. Su foto y entretelones de su presencia como nueva residente de Manhattan ocupa una buen espacio en una reciente edición del diario The New York Post. Los neoyorquinos se enteraron por ese medio de que su nueva vecina, que alquila un lujoso apartamento compartido con tres amigas compatriotas, y de que uno de sus objetivos, aparte de disfrutar de la vida nocturna neoyorquina, tal como acostumbra en Estocolmo, es desarrollar tareas en Unicef, como suele hacer en Estocolmo. La princesa, de 23 años, no tiene las responsabilidades de su hermana mayor Victoria, la futura reina de Suecia, y se ha matriculado en la universidad en diversas disciplinas, pero sobre todo gusta disfrutar de la vida. Algo que no deja muy satisfechos a algunos contribuyentes, tal como se desprende de las cartas de lectores que publican algunos diarios.-

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS