Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Gemma Nierga reabre 'La ventana'

Fernando Delgado y Judit Mascó se incorporan al magacín de tarde de la cadena SER en la nueva etapa

Gemma Nierga vuelve a las ondas. Mañana reabre La ventana, el magacín de tarde de la cadena SER, con más contenidos y nuevos colaboradores. "Retomo el hilo", comenta la periodista catalana, que en los últimos tres meses ha dejado el micrófono en manos de Mamen Mendizábal. "No cambiamos nada de manera radical", advierte, "pero poco a poco vamos cambiando cosas para que no se aburran los oyentes ni nosotros".

La ventana contará a partir de ahora con nuevas voces, entre ellas la del periodista y escritor Fernando Delgado, que elaborará a diario una columna muy personal, un comentario al hilo de la actualidad al estilo del 'Barra libre' que durante años firmó en esa misma tribuna radiofónica el desaparecido Eduardo Haro Tecglen. "Se trata de contar con personas que piensen y hagan pensar, que incorporen respeto, elegancia y tolerancia", dice la directora del programa.

Javier Cansado conducirá un concurso para medir el correcto uso del idioma

Otra de las voces que se asomará a La ventana es la de la modelo Judit Mascó. Mantendrá un mano a mano con el polifacético Boris Izaguirre. "Me apetece mucho formar parte del equipo de La ventana", confiesa Mascó, habituada a las pasarelas y también a los medios de comunicación.

No en vano colaboró con el programa de RNE No es un día cualquiera desde los tiempos en los que este espacio de fin de semana estaba bajo la batuta de Magín Revillo. También trabajó en Catalunya Radio, y hasta el 29 de diciembre último presentó el programa de entretenimiento Betrópolis en la televisión local Barcelona TV.

Además "es una mujer hecha a sí misma, modelo, madre de tres hijos y comprometida con causas solidarias", apunta Nierga, que también tiene palabras para Boris Izaguirre: "Es simpático, brillante y creativo". Recuerda que el ahora copresentador del programa de Cuatro Channel nº 4 está en La ventana "desde el mismo día que yo, allá por 1997, y forma parte del esqueleto del programa, junto a Javier Cansado o Juan José Millás".

Mascó e Izaguirre abrirán su sección el próximo jueves, con la moda como excusa. Será el punto de arranque de una conversación que discurrirá por derroteros ignotos. "Sabemos cómo empezamos, pero no cómo acabaremos, aunque no cabe duda de que hablaremos de la vida y de las cosas que afectan a los ciudadanos. Aspiramos que sea un espacio abierto y divertido", proclama Mascó.

En esta nueva etapa, La ventana pondrá en antena un concurso con las palabras como argumento. El objetivo es jugar con el Diccionario panhispánico de dudas. La mecánica es sencilla: tres oyentes se enfrentarán a Cansado, que plantearán retos con la única pretensión de "jugar a las definiciones y aprender con el lenguaje", según la periodista.

Al margen de estas novedades, el programa mantendrá sus secciones fijas: la 'Tertulia de sabios', con Santiago Carrillo, Miguel Herrero de Miñón y Pere Portabella; 'Pensar por pensar', con el catedrático de Filosofía Manuel Cruz y el profesor de Antropología Manuel Delgado, o el debate latinoamericano, con Jaime Bayly, Álvaro Vargas Llosa y Jorge Lanata. 'La tertulia desde la cárcel' viajará el 14 de febrero al centro penitenciario de Valdemoro (Madrid), desde donde se emitirá el programa.

Nacida en Girona en 1965, Gemma Nierga se hizo cargo de La ventana hace ocho años. El programa se ha convertido en el imbatible referente de tarde (se emite de lunes a viernes, de 16.00 a 19.00). El año pasado superó la barrera del millón de oyentes. Los últimos datos del Estudio General de Medios, publicados el pasado diciembre, otorgaron a La ventana 742.000 seguidores, más del doble de los conseguidos por La tarde con Cristina, de la Cope (326.000). Las siguientes posiciones dentro de los magacines vespertinos son ocupadas por Gomaespuma, en Onda Cero (303.000), y El tranvía de Olga, en Radio Nacional (238.000).

En este panorama mediático, Mascó cree que a menudo las ondas tienden a la crispación y afirma que "no tienen nada que ver con lo que se vive en la calle. Escuchando algunos medios de comunicación parece que estamos en guerra".

Durante los meses que ha estado alejada de los micrófonos por baja maternal, Nierga ha observado la radio desde el otro lado. "Cuando te distancias lo ves todo sin tanta agresividad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de enero de 2006