Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

La ecuación del tráfico

El pasado 3 de enero, el director general de Tráfico, durante una entrevista que le hicieron en RNE, entre otras cosas habló de la ecuación del tráfico en la que intervenían, creo recordar, tres factores: el conductor, la velocidad y el cinturón de seguridad (que en realidad quedarían reducidos a sólo uno: el conductor).

Según mi entender, hay más factores. Yo incluiría el estado de la carretera (que, además del estado del firme, del ancho de la vía y del trazado, incluye la señalización; eso sin hablar de los famosos puntos negros), el coche (a todos se nos ocurren tres o cuatro marcas muy seguras y otras muchas que no lo son tanto, o lo son muy poco) y los agentes de vigilancia, sean éstos de Cataluña, de Euskadi o del resto de España (¿disponen de los medios adecuados? Y cuando digo medios me refiero a medios humanos, técnicos, formativos, de horarios, etcétera).

Por tanto, una ecuación más lógica incluiría los siguientes factores: conductor, estado de la carretera, coche y agentes de vigilancia. Con un breve análisis que hagamos, nos damos cuenta de que el fusible, el punto más débil de esta ecuación, es el conductor. Éste es lo que más barato le sale al Estado a la hora de exigir y de penalizar. Estoy de acuerdo en la responsabilidad de todos los conductores cuando tenemos un volante en las manos, y de que si todos cumpliéramos con la normativa de circulación se reducirían mucho los accidentes, pero no deben dejarse a un lado los demás factores si se quiere reducir de verdad esta sangría que nos machaca día tras día.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS