Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nace el Tokyo-Mitsubishi UFJ, el mayor banco del mundo

Los fallos en el sistema informático empañan el estreno

El Banco Tokyo-Mitsubishi UFJ (BTMU), la primera entidad del mundo en activos, valorados en 162 billones de yenes (1,15 billones de euros), abrió ayer sus puertas con un retraso de tres meses y afectada por percances informáticos.

Al final del día se contabilizaban en una decena los casos de mal funcionamiento en ingresos de dinero realizados por cuentas corporativas, que fueron atribuidos a un defecto en los programas informáticos.

La fusión entre ambos grupos financieros se hizo efectiva el domingo pasado, aunque las matrices de ambas entidades están unidas desde el 1 octubre pasado.

En la ceremonia de apertura de ayer, el presidente del BTMU, Nobuo Koroyanagi, habló de la "gran responsabilidad de manejar un banco de gran escala", en referencia a sus activos sin precedentes en la banca mundial.

Los errores en el inicio de operaciones de una entidad que suma 40 millones de cuentas corrientes confirmaron la incertidumbre del mundo financiero nipón ocasionada por repetidos percances informáticos.

El más reciente ocurrió el mes pasado, cuando la Bolsa de Tokio incurrió en una equivocación al introducir una orden de venta que no pudo ser frenada a tiempo en los ordenadores. La oferta de venta describía 610.000 acciones de J-Com con un valor unitario de un yen, en vez de un título de esa empresa por 610.000 yenes. El indicador bursátil Nikkei cayó casi un 2% como consecuencia del error y para el intermediario de la negociación, la casa de valores Mizuho Securities, la avería representó una pérdida de 27.000 millones de yenes (225 millones de dólares).

Los cajeros automáticos del Banco UFJ no reconocen aún el sistema de identificación de los clientes del Tokyo-Mitsubishi y los propietarios de depósitos a plazo fijo sólo pueden acceder a ellos desde los aparatos de su propia entidad.

El inicio del BTMU simboliza, en cualquier caso, la recuperación de un sector que en la década pasada sufrió la peor crisis de su historia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de enero de 2006