Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La protesta por el retraso de un vuelo en Barajas obliga a intervenir a la Guardia Civil

La protesta de 200 pasajeros por el retraso de un vuelo de Air Madrid entre Madrid y Lima obligó ayer a acudir al aeropuerto de Barajas a la Guardia Civil. El vuelo tenía previsto su despegue a la una de la tarde, pero fue retrasado al encenderse un piloto que avisaba de una avería en la aeronave, según fuentes de Air Madrid. La compañía señaló que "lo primero de todo es la seguridad" y por ello ordenó revisar todo el avión hasta comprobar que estaba en orden. A las ocho de la tarde aún no había despegado.

"Cuando llegamos a Barajas nos dijeron que el vuelo saldría con retraso por un problema de mantenimiento, y nos invitaron a comer. Después estuvimos pidiendo información sobre la salida del avión y nadie nos decía nada. Los ánimos se fueron calentando y, sobre las ocho de la tarde, cuando se presentó un responsable de la compañía para ofrecernos un hotel, los pasajeros comenzaron a gritar y a perder los nervios", relató uno de los viajeros afectados.

Ante el cariz que estaba tomando la protesta, agentes de la Guardia Civil acudieron a la puerta de embarque para "calmar los ánimos", aunque no fue necesario otro tipo de intervención, según fuentes aeroportuarias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de diciembre de 2005