Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primeras víctimas de tigres asiáticos y leones chinos

La industria del juguete en España sufría desde hace dos décadas los zarpazos de los llamados tigres asiáticos, pero los primeros arañazos nunca fueron comparables a la embestida del león chino. El sector anticipó los problemas que ahora se extienden al textil o el calzado. La fabricación de muñecas, por ejemplo, apenas se sostiene en comarcas como la Foya de Castalla, un valle alicantino de donde procedían buena parte de la producción nacional. Un próspero taller especializado en la producción de ojos de muñeca en la localidad alicantina de Onil cerró hace años. Otros, dedicados a tratar el plástico, modificaron los moldes y ahora producen envases para fármacos o cubos y fregonas.

Los fabricantes asiáticos, sin embargo, han tenido siempre un talón vulnerable. Los juguetes de gran tamaño, un segmento que dispara la proporción de los costes de transporte. Fernando Casado, un ingeniero industrial vasco asentado desde hace dos décadas en Ibi y especializado en la reconversión de la industria local, asegura que constató ya en 1992, en un viaje de exploración a China, que "la fabricación de bicicletas con ruedas de más de doce centímetros de diámetro seguía siendo rentable entonces" en el valle interior de Alicante.

La francesa Smoby, un negocio familiar fundado en 1924, inició su expansión en España poco después. En 1993 compró Juguetes Picó, en Ibi. El taller mantiene su actividad concentrado en la producción de carritos y cochecitos para muñecas, pero cobra nueva vida al asumir la fabricación de triciclos para todo el grupo. Luis Romera, director general de Smoby en España, afirma que al margen de la inversión de 600.000 euros prevista para adaptar la fábrica de Ibi, el negocio inducido para el conjunto de la comarca a través de subcontrataciones y proveedores superará los dos millones de euros al año.

La filial española de Smoby, de la que depende la red de distribución a los grandes países de América Latina (Argentina, Brasil, Chile y México), arrastra crecimientos anuales del volumen de negocio en torno al 20%, muy por encima del alza del 4% que el conjunto del sector ha alcanzado en el mercado nacional a lo largo de 2004 y por primera vez en muchos años. España ha desbordado al Reino Unido como segundo mercado de la multinacional francesa. Y el negocio va sobre ruedas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de diciembre de 2005