Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | 15ª jornada de Liga

La mejor defensa pone a prueba al ataque más certero

Los 90 minutos del partido que hoy enfrentará al Barcelona y el Sevilla en el Camp Nou servirán para asistir a un interesante duelo: la mejor defensa pone a prueba al ataque más contundente en las 14 jornadas ligueras que se llevan disputadas. Ocho goles recibidas contabiliza la retaguardia sevillista frente a los 35 que lleva anotados la delantera barcelonista. El Barça, una máquina letal al ataque -285 remates, más de 20 por jornada- contra el muro que acostumbra a ser el Sevilla lejos de su estadio: apenas concede tres ocasiones de gol por encuentro. "Será un duelo bonito", vaticina Frank Rijkaard.

En contra de lo que es habitual, el técnico holandés tardó ayer apenas un par de minutos en despachar las razones por las que el Sevilla consiente tan pocos goles, pero empleó casi diez minutos en opinar sobre la agria polémica que Eto'o mantiene con un par de medios de comunicación. Rijkaard apoyó a su pupilo. "Tiene razones para sentirse molesto y ha detectado dos bandos en el entorno que pueden perjudicar al grupo", explicó.

Rijkaard celebraría vencer al Sevilla por el hito que supondría -sólo una vez en su historia ha encadenado el Barça once victorias seguidas: en la temporada 1955-56- y porque habría doblegado a la zaga más fiable de la Liga. El equipo de Juande Ramos sólo ha sufrido cinco goles fuera del Sánchez Pizjuán en los siete partidos que ha jugado: salió imbatido de tres visitas y le marcaron un gol en dos y dos en la otra.

Evitar los contraataques

"Juntan dos líneas de cuatro jugadores, salen a la contra y siempre terminan la jugada para replegarse automáticamente", comenta Eusebio, ayudante de Rijkaard, según el cual el Sevilla obligará hoy a su equipo a tener mucha paciencia: "Y también mucho cuidado para no perder la pelota en nuestra fase de creación y ahorrarnos así sus contras". El vallisoletano le encuentra ciertas similitudes con el juego del Villarreal, especialmente porque mantiene fijos en tareas destructivas a los cuatro defensas y a los dos pivotes, pero advierte una gran diferencia: "Quiere poco la pelota: cuando la tiene, va directo a la portería".

"Saber que el rival contra el que juegas sólo ha recibido ocho goles, a un delantero le influye antes de empezar el partido", admite Maxi López, que ayer entró en una lista de convocados condicionada por las bajas. "Sabes que se te presentarán pocas ocasiones y que no deberías perdonar las que tengas", confiesa.

"Ellos deben de estar tan preocupados como nosotros", considera Ezquerro, que acaba de estrenarse ante el gol en la Liga de Campeones. "Somos tan conscientes de lo bien que se defienden como ellos deben de serlo de nuestra capacidad para marcar goles", asegura consciente de que ningún conjunto genera tantas ocasiones como el Barça. Tampoco ningún otro tiene tantos rematadores: ya son once los azulgrana que han visto puerta en la Liga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de diciembre de 2005