Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gobierno promete resolver en tres semanas el acceso al aeropuerto

En tres semanas, el Departamento de Política Territorial analizará el servicio de autobús al aeropuerto para paliar la falta de un tren directo y resolverá el problema. Así lo asumieron ayer al alimón el consejero Joaquim Nadal, y el secretario de Movilidad, Manel Nadal. El autobús va de Sants al aeropuerto, pero no a las terminales, se para en la estación de Renfe, desde donde los usuarios tienen que tomar otro porque la pasarela de acceso está en obras.

El tren llevaba de media 9.900 personas diarias. El día 4 utilizaron el autobús o la doble combinación de tren (hasta El Prat y desde ahí otro tren al aeropuerto) 6.792 pasajeros; el 5, laborable, la cifra subió a 8.399. El día 6, festivo, cayó a 7.123.

La decisión de poner un autobús se tomó en la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM), de acuerdo con Renfe y Adif (propietario de las vías férreas). Como el tren no llegaba a las terminales, el autobús tampoco lo hace. Además, hay un problema con los abonos: la máquina del autobús no lee los billetes de Renfe. Nadal sugirió que el problema real es la incomprensión del asunto en el Ministerio de Fomento.

Este diario preguntó a las autoridades de la ATM, Política Territorial, Ayuntamiento de Barcelona y Renfe si tomarán el autobús para ir al puente aéreo. Sólo respondió Renfe: sus empleados van en tren y no en avión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de diciembre de 2005