_
_
_
_

Costas instala un arrecife en una playa de Cádiz para evitar pérdidas de arena

La Demarcación de Costas en Andalucía-Atlántico ha concluido los trabajos de colocación de tres diques de hormigón sumergidos en la playa Santa María del Mar, en Cádiz, para tratar de solucionar la progresiva pérdida de arena, a pesar de la colocación de dos espigones a cada lado de la playa y de continuas regeneraciones. Los trabajos quieren respetar las olas e, incluso, favorecerlas para que Santa María del Mar siga siendo favorita entre los centenares de aficionados al surf.

El Ministerio de Medio Ambiente detalló ayer que el arrecife submarino, que comenzó a instalarse el pasado 15 de octubre, se compone de tres módulos de hormigón que llevan incorporados unos instrumentos de acero inoxidable -los taquímetros-, que determinarán si la colocación de los diques produce algún movimiento. De hecho, un dique situado anteriormente en la misma zona no había dado ningún resultado porque se habían hundido parcialmente. Es lo que los técnicos conocen como asentamiento.

Para evitar que se repitan estos problemas, los responsables de la nueva instalación han probado tres fórmulas diferentes para encontrar la más conveniente. Uno de los diques se ha colocado sobre el que se había hundido parcialmente, otro sobre una base de material granular grueso y otro directamente se ha depositado sobre la arena. Tras la fase de colocación, se esperará a mayo para comprobar si alguno de los diques ha cumplido alguno de los marcados objetivos: frenar la pérdida de arena y no reducir el oleaje. Los técnicos creen que será un éxito si no se producen desplazamientos o asentamientos.

Si esta actuación, experimental, diera resultados positivos, el Ministerio de Medio Ambiente redactaría un nuevo proyecto para cerrar la playa mediante estos diques. El experimento lograría finalmente cubrir todas sus metas si, a medio plazo, logra preservarse el volumen de arena y, al mismo tiempo, no se alteran las mareas ni las secuencias de olas.

La playa Santa María del Mar, de 900 metros longitud, es la que más sufre en la ciudad gaditana los temporales de otoño e invierno. Sus dos espigones laterales se han mostrado claramente insuficientes para evitar la pérdida de arena, a pesar de los trabajos de regeneración. El último fue la traída de 50.000 metros cúbicos desde una draga en agosto de 2004. El presupuesto de adjudicación para la instalación de arrecifes ha sido de 110.954 euros.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_