FÚTBOL | Un Barça glorioso en el gran clásico

"Si me tengo que ir, me voy", dice Luxemburgo

El técnico sostiene que el Madrid ganará la Liga, Pablo García pide "perdón" a los madridistas, y Guti lamenta los aplausos al Barça

"Nos dieron un baño". Ese fue el comentario general entre los jugadores del Madrid hace un año, en el vuelo de regreso, cuando el equipo se llevó un 3-0 del Camp Nou. Ayer, con un 0-3 en los lomos, los futbolistas salieron de la ducha con los mismos demonios en la cabeza. Abrumados, golpeados por una superioridad evidente. "Pido perdón a la afición", dijo Pablo García, en la culminación de la elocuencia. "Ha sido una semana jodida", apostilló el uruguayo, que el miércoles se quedó sin Mundial.

El aspecto depresivo de los jugadores del Madrid hace pensar en tiempos complicados. Es verdad que venían de ganar tres partidos seguidos. Pero ayer se dejaron más que tres puntos después de tirar sólo dos veces entre los tres palos. En el césped del Bernabéu se quedaron algunas convicciones y ciertas apariencias. En contraste con el aire hundido de los futbolistas, Vanderlei Luxemburgo saltó a la palestra de la sala de prensa con su puñado habitual de mensajes optimistas. El técnico brasileño dijo: "Sigo pensando que vamos a ganar la Liga. Al Barça le queda mucha temporada por delante".

"Lo importante", puntualizó Luxemburgo, "es pensar que el Barça jugó mejor pero la Liga es muy larga. Hoy [por ayer] recuperamos a muchos jugadores y ahora tenemos que recuperarlos físicamente". El técnico brasileño hizo un reflexión sobre su delicada situación en el club. Al ser preguntado si el presidente, Florentino Pérez, le había transmitido su apoyo tras el varapalo, Luxemburgo reaccionó de forma crispada: "¿Por qué me tienen que animar? ¡Por favor, por favor! Soy un profesional acostumbrado a ganar y a perder". ¿Teme por su puesto? "Hay que preguntárselo a Florentino. Por mi cabeza no pasan estas cuestiones. ¡No pasa nada! Si me tengo que ir me voy".

El técnico desestimó el juego coral del Barça y adjudicó la victoria a las acciones aisladas. "Hoy el Barcelona ha sido muy superior y el resultado ha sido justo. Pero la diferencia la ha marcado Ronaldinho en grandes jugadas individuales. No creo que Xavi o Deco hayan sido decisivos en este partido. Nosotros sabíamos que teníamos que presionar al Barça arriba y así lo hemos hecho en la primera parte. Pero nuestros jugadores no se entrenaban juntos desde hacía quince días y eso se nota. A los del Barça les pasaba lo mismo pero ellos llevan jugando juntos desde hace dos años y están más acostumbrados. Además, nosotros hemos tenido lesionados que acababan de recuperarse y eso se ha notado".

Guti, el tercer capitán madridista, es el anti-demagogo. Nunca suele hablar. Lo hace sólo después de los desastres. Habló tras la derrota en Getafe de la temporada pasada para anunciar que el campeonato estaba perdido. Ayer volvió a ponerse ante los micrófonos visiblemente fastidiado. "Sabemos que el equipo no ha estado a la altura", dijo; "pero como madridista me duele que nuestra afición aplauda a nuestro mayor rival. Cada jugador debe reflexionar para mejorar en el campo por el bien del equipo. No se gana sólo con calidad".

En esta línea se manifestó Pablo García, que refirió así su desventura: "Ha sido una semana jodida. Todavía no he podido estar con mi mujer y mis hijos y en este momento es lo único que se me pasa por la cabeza. Ayer volví de Australia, donde jugamos con Uruguay. Nos quedamos fuera del Mundial frente a Australia. Y hoy me llevo tres. ¡Qué se le va a hacer! Esto es así. A veces este equipo tiene que luchar más. Hay que poner más garra. Yo quiero prometerle a la afición que lucharé. Yo voy a morir luchando". Robinho celebró a su compatriota: "Ronaldinho ha hecho el mejor partido de su vida. El partido exigía estar al cien por cien y el equipo no lo estaba".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0020, 20 de noviembre de 2005.

Lo más visto en...

Top 50