Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Protesta en Gandia contra la "ofensiva especulativa" de las macrourbanizaciones

La Plataforma dels Pobles de la Safor reclama un modelo territorial sostenible

La Plataforma pels Pobles de la Safor volvió a reunir ayer a cientos de personas en una manifestación contra de la "ofensiva especulativa" que en su opinión está amenazando a la comarca. La protesta tenía también como objetivo exigir a las administraciones públicas que apuesten por un modelo urbanístico que evite la depredación del territorio y asegure un futuro de sostenibilidad para las próximas generaciones.

La marcha fue convocada esta vez en Gandia, y reunió a unas 400 personas. Los participantes portaban fotografías boca abajo de los alcaldes de los municipios que promueven estos proyectos urbanísticos, gobernados por el PP y por el PSPV, y pidieron No més PAI destructius a la Safor. Se sumaron a la protesta organizaciones cívicas, miembros de la coordinadora Compromís pel País, algunos partidos de izquierdas, como el Bloc, Esquerra Unida, Esquerra Verda-Els Verds, Esquerra Republicana del País Valencià y Els Verds-Esquerra Ecologista, así como representantes del sindicato CCOO.

La Plataforma pels Pobles de la Safor aglutina a una veintena de asociaciones cívicas, culturales, educativas y ecologistas. Esta agrupación se ha convertido en uno de los principales impulsores de las movilizaciones contrarias a la proliferación de macrourbanizaciones que, como en otros lugares de la geografía valenciana, están surgiendo en la comarca.

Sólo en la Safor se han presentado en los últimos dos años hasta seis proyectos urbanísticos, con campos de golf incluidos, en las localidades de Palma de Gandia, Villalonga, Alfauir, Simat de la Valldigna, la Font d'En Carrós y Tavernes de la Valldigna. En este último municipio Bancaja impulsa el polémico Plan de Actuación Integrada (PAI) Vall del Mar, que pretende la urbanización de cuatro millones de metros cuadrados en la playa. Este proyecto urbanístico ha sido noticia recientemente tras desvelarse que Arturo Alario, director de Inversiones y responsable de la inmobiliaria CISA de la entidad bancaria, había adquirido terrenos en la zona proyectada, utilizando presuntamente información privilegiada. Se da la circunstancia, además, de que Alario es primo hermano del alcalde de la población, el popular Eugenio Pérez. Bancaja zanjó la polémica suscitada por la actuación de su directivo en ese proyecto urbanizador al aceptar la dimisión de su responsable de Inversiones.

La Plataforma pels Pobles de la Safor aboga por un modelo de construcción "controlado", que fomente "viviendas de protección oficial", frente a "los campos de golf con urbanizaciones para la inversión de los especuladores". Exige, asimismo, a las instituciones públicas, Generalitat y ayuntamientos, "un apoyo verdadero a la agricultura ecológica, sin duda un modelo muchos más sostenible para nuestros pueblos". Los portavoces de la plataforma advierten además de las consecuencias de un proceso urbanístico que aseguran puede conllevar la "pérdida del paisaje, y de la memoria de sus pueblos".

La agrupación ha impulsado la elaboración de alegaciones a todos los proyectos urbanísticos surgidos hasta ahora en las diferentes localidades de la comarca de La Safor. Asegura su intención de no cesar las movilizaciones cívicas en contra del "macrourbanismo", y sus representantes advierten de que "no han de ser los promotores inmobiliarios" quienes decidan la forma de vida de los ciudadanos de La Safor y y su futuro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de noviembre de 2005