Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"¿A quién creéis que se parece?"

Doña Letizia presenta a la infanta Leonor, junto al Príncipe, al abandonar la clínica

La Reina describió a la perfección a su séptimo nieto, la infanta Leonor: "Es gordita, redonda y tiene el pelo castaño". Ayer, poco después del mediodía, la Princesa de Asturias abandonaba la clínica Ruber Internacional con su hija en brazos, acompañada del Príncipe. Los padres mostraban felices a su pequeña. "¿A quién creéis que se parece?", preguntó doña Letizia a los 300 periodistas que esperaban la salida de la familia Borbón Ortiz. Leonor es un bebé precioso y tranquilo que aguantó sin rechistar su primera sesión de fotos. "Ya no llora, es muy tranquila, come y duerme", explicó don Felipe. Los balcones de la clínica estaban llenos de curiosos, así como las calles próximas al centro médico. Todos querían ver la carita más esperada, la imagen de la nueva infanta de España.

"No se puede describir la emoción de ser madre, la felicidad que siento. Hay que ser madre para saberlo", confesó doña Letizia. "Estoy encantada. Me encuentro bien pese a las molestias normales. Da mucha felicidad. Es una alegría enorme la niña", añadió.

Doña Letizia, a la vez que iba explicando cómo se sentía, mostraba a todos a la pequeña. Recordando sin duda su profesión de periodista, fue buscando las cámaras para que todos los profesionales pudieran captar la imagen de la Infanta. Mientras, don Felipe estaba más preocupado por el sol que le estaba dando a la niña. Los príncipes de Asturias no saben si su hija es más Borbón Grecia que Ortiz Rocasolano. No le encuentran todavía parecidos. "De momento", explicó el Príncipe, "tiene los ojos azules, la carita redonda y el pelo abundante y castaño claro". "¿A quién creéis vosotros que se parece?", preguntó la Princesa a los periodistas.

La infanta Leonor iba vestida en tonos beis. "Como no sabíamos qué iba a ser preparamos esta ropa de color neutro", explicó don Felipe, que siempre que la ocasión se lo permite insiste en que no supieron por adelantado el sexo de su primer hijo.

Doña Letizia se mostró muy recuperada. Incluso se atrevió a subirse de nuevo a unos tacones altos con los que descendió desde la puerta principal de la clínica, en la que ha estado ocho días ingresada, hasta la zona en la que aguardaban los medios de comunicación.

- ¿Siguen pensando en tener más de dos hijos y menos de cinco?

- "Por supuesto que sí", respondió la nueva madre.

La Princesa ha tenido un embarazo con muchas molestias y un parto con cesárea, pero no por ello parece dispuesta a cambiar los planes que la pareja anunció al hacerse público su compromiso. "De momento, vamos a criar a ésta", precisó don Felipe.

En la calle, la gente gritaba el nombre de Leonor e incluso algunos cantaban canciones.

- ¿Por qué eligió Leonor?

- "Yo hice una lista con nombres y entre los de niña estaba este", reveló la Princesa. "Y a él siempre fue el que más le gustó", añadió mirando a su marido.

Doña Letizia confirmó que está dando el pecho a la pequeña -"come muy bien", dijo-, y que por eso no sabe cuándo volverá a retomar su agenda oficial. "Ella es la que manda, pero probablemente después de Navidad", señaló. Para esa fecha está previsto también el bautizo de la niña. "Será el Rey", explicó don Felipe, "quien diga si se hace en el palacio de la Zarzuela o en el Palacio Real. Los padrinos todavía están sin decidir".

Don Felipe aprovechó la abundante presencia de periodistas para agradecer la atención hacia su esposa e hija. "Gracias por la espera tan larga, con lluvia, con frío, de día, de noche... y por la espera de ese día", insistió doña Letizia, "con la cesárea estábamos los dos un poco nerviosos".

Antes de marcharse, los príncipes se acercaron a la calle para mostrar a la pequeña a la gente que gritaba su nombre. Luego, el Príncipe, al volante de su coche, bajó la ventanilla: en el asiento de atrás, la Princesa y la pequeña Leonor, que en una sillita portabebés dormía plácidamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de noviembre de 2005