_
_
_
_
Crónica:
Crónica
Texto informativo con interpretación

Kezman evita la tragedia

Un gol del delantero serbio, con la prórroga a la vista, salva a un Atlético desfigurado

El Atlético hizo lo justo. Sesteó durante casi todo el partido y confió su destino a una jugada a balón parado y al instinto de Kezman, uno de los mejores goleadores de Europa. El Atlético pasa a la siguiente eliminatoria, pero no lo hizo ni con comodidad ni con oficio. El equipo que ayer visitó el estadio de Gran Canaria es un grupo de hombres de indiscutible calidad, aunque con tan poca alma colectiva como tesón competitivo. Siguen adelante por un destello, con el riesgo que comporta.

El primer tiempo fue de preocupación atlética y esperanza de la parroquia local. Mientras la Unión Deportiva evolucionaba con descaro después de unos primeros minutos de tanteo, Bianchi fue de los primeros en darse cuenta de que la noche se complicaba más de lo que en primera instancia se esperaba. El técnico argentino seguía el partido de pie, intentando escrutar nuevos caminos que no veían sus jugadores. El bagaje ofensivo de estos primeros 45 minutos fue muy pobre. Tan sólo un remate de cabeza de Kezman a centro de Varela mantuvo en vilo la grada.

LAS PALMAS 0 ATLÉTICO DE MADRID 1

Las Palmas: Javi Ortega; Ione, Aythami, David García; Nacho Vera (Alejandro, m. 89), Lolo, Aday, Jaime (Javi Martel, m.75), Cabeza; Nauzet Alemán (Curro, m. 75) y Marcos Márquez

Atlético: Leo Franco; Varela, Pablo, Perea, Molinero; Gaby, Luccin (Maxi, m. 46), Zahínos, Ibagaza; Fernando Torres y Kezman (Galleti, m. 89).

Gol: 0-1. M. 86. Kezman remata con el interior una falta sacada por Ibagaza.

Árbitro: Moreno Delgado. Mostró cartulina amarilla a Zahinos, Molinero, Marcos Márquez y Lolo.

Unos 15.000 espectadores en el estadio de Gran Canaria.

Más información
Alcoyano-Atlético y Xerez-Zaragoza, en la cuarta ronda de Copa del Rey

Ibagaza ni siquiera tuvo apariciones intermitentes. Simplemente, no lograba conectar con Torres y el serbio. Por el contrario, el equipo canario utilizó con mucho sentido las bandas, ganaba la batalla del centro del campo y se rearmaba moralmente a medida que pasaban los minutos y crecía la fe. Este periodo tuvo su momento álgido en el minuto 36, cuando Las Palmas vio un gol anulado. La jugada fue confusa. El canterano Alemán sacó una falta y entre el tumulto de jugadores que poblaban el área surgió un remate que acabó en la red de Leo Franco. El juez de línea levantó pronto el banderín.

De cualquier forma, la jugada era sintomática. Las Palmas robaba el balón con facilidad, sin que lo impidieran Gabi y Luccin. Era un escenario insólito para propios y extraños. Visnjic ni siquiera formó un once de gala. Tanto es así, que hasta se permitió el lujo de hacer debutar a un joven del filial, el lateral derecho, Nacho Vera.

Tras el descanso no cambió el guión. La entrada de Maxi por Luccin apenas dio otro aire al juego. Prueba de ello es que Las Palmas tuvo la posesión del balón y claras ocasiones para abrir el marcador. La jugada que culminó sin acierto el joven Nacho Vera demostraba que los locales jugaban entregados a esas alturas de partido. Su tiro alto cerraba la primera de un amplio repertorio de jugadas que facilitaban la llegada de hombres de todas las líneas a las inmediaciones de Leo Franco.

Era tal el desconcierto del Atlético que hasta el propio Fernando Torres se vio obligado a tirarse al suelo para desarmar una contra aprovechando la cortesía del contrario. Las Palmas, por su parte, presionaba muy arriba gracias al esfuerzo encomiable de su hombre más adelantado, Marcos Márquez. El delantero era el primer defensa del equipo. Cada robo de balón que partía de sus botas o de los centrocampistas amarillos ponía en evidencia a la zaga rojiblanca.

Un tiro lejano del propio Márquez, que rozó la escuadra, hizo crecer la ilusión de los aficionados. Poco después llegó el tanto de Kezman, pero no la sentencia. Las Palmas pudo igualar si Alejandro, recién salido al terreno de juego, llega a conectar un centro de Javi Martel desde la derecha, que se paseó por el área atlética. Bianchi suspiró.

Kezman trata de superar al portero de Las Palmas.
Kezman trata de superar al portero de Las Palmas.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_