Los trabajadores de la construcción paran en Granada por la alta siniestralidad laboral

Los sindicatos afirman que 26 obreros han perdido la vida en lo que va de año

La huelga contra la siniestralidad laboral convocada ayer en el sector de la construcción de Granada tuvo un seguimiento medio del 92% en la provincia. Sin embargo, el paro fue total en la capital y en la costa, según CCOO y UGT. La patronal atribuyó esta participación en la jornada de protesta a la "coacción" sindical. Los 45.300 trabajadores del sector de la construcción en Granada protestan por la siniestralidad laboral. En lo que va de año han muerto 26 trabajadores, 12 de ellos en el sector de la construcción, según el recuento de los sindicatos.

Según los datos de los sindicatos, Granada es la provincia española con el índice relativo más alto de sinie stralidad laboral. Los trabajadores calificaron la situación de "insostenible", mientras que la patronal se mostró dispuesta a estudiar soluciones, pero sin la presión del paro.

Los sindicatos también criticaron al consejero de Empleo, Antonio Fernández, quien el miércoles sostuvo que el índice de siniestralidad en Granada había descendido porque se estaban contabilizando autónomos fallecidos, categoría laboral que, según Fernández, no debe incluirse en la misma lista que los trabajadores por cuenta ajena muertos en los tajos.

El responsable regional de Construcción de Comisiones Obreras, Cándido Jiménez, dijo que, independientemente del régimen de cotización de quien muere en el tajo, "todos los trabajadores cuentan".

A primera hora de la mañana, seis piquetes informativos formados por unas 200 personas se dirigieron hacia los lugares que preveían conflictivos. Según los sindicatos, los únicos lugares donde un grupo de obreros estaba dispuesto a trabajar fueron una urbanización de la localidad de Gójar y un centro comercial en Pulianas, donde meses atrás falleció un trabajador.

Unos 300 trabajadores también se manifestaron por el centro de la ciudad.

Con la movilización, los trabajadores reclaman, de nuevo, el fin de la subcontratación en cadena, el exceso de horas extraordinarias y la falta de prevención. También exigen que se rebaje a 60 la edad de jubilación y se controle exhaustivamente la contratación de inmigrantes, que ya representan el 25%. Solicitan un cumplimiento minucioso de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y que la Inspección de Trabajo se dote se más inspectores.

Los sindicatos ratificaron que continuarán con las medidas de protesta para frenar los altos índices de siniestralidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 20 de octubre de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50