Los presidentes de los TSJ defienden ser la máxima instancia judicial

Los magistrados creen que el Supremo debe unificar doctrina

Los presidentes de los 17 Tribunales Superiores de Justicia autonómicos abogaron ayer en Granada por que cada uno de estos órganos sea, en su respectiva comunidad, la máxima instancia judicial. La opinión de los presidentes es unánime sobre este asunto. El presidente del Tribunal Supremo, Francisco José Hernando, que clausurará hoy el encuentro, opina que el poder judicial no debe "trocearse".

El presidente del TSJA, Augusto Méndez de Lugo, afirmó que los tribunales superiores deben ser, como establece la Constitución, los máximos órganos para la vía jurisdiccional en el territorio de su ámbito. De esta manera, el Tribunal Supremo se quedaría "para lo que realmente se creó, para unificar doctrina y anular las sentencias que violen esa doctrina unificada", apostilló.

En contra de la teoría de Hernando, Méndez de Lugo dijo que, conceder a cada tribunal regional el ser la última instancia en su territorio, no es fragmentar la justicia, ya que consideró que el poder judicial está ya muy descentralizado.

Méndez de Lugo negó que el cambio suponga dejar al Tribunal Supremo como "una mera academia de jurisconsultos" y añadió que no se puede tener un Tribunal Supremo "a la italiana, con quinientos miembros", sino que éste debe contar con "un número reducido de magistrados que realmente toquen los asuntos importantes y unifique doctrina".

"Idiosincrasia"

Los presidentes de los tribunales regionales analizarán también en esta reunión, que concluirá hoy, el anteproyecto de reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial que permitirá la creación de los Consejos de Justicia autonómicos, que, entre otras funciones, sustituirán a las Salas de Gobierno de los altos tribunales de cada comunidad.

Méndez de Lugo dijo que este es un asunto "abierto y totalmente novedoso" sobre el que no avanzó más.

A la inauguración del encuentro en la Real Chancillería granadina, sede del TSJA, asistió la consejera de Justicia de la Junta de Andalucía, María José López, quien pidió una reflexión "inteligente, prudente y valiente" para llegar a una propuesta unánime adoptada con "calma y responsabilidad", sobre este anteproyecto de Ley.

López defendió que el TSJA sea la última instancia en la comunidad para que las sentencias estén próximas "a la idiosincrasia de Andalucía y a las necesidades de los andaluces".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 17 de octubre de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50