Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:TEATRO MUSICAL | 'Eraritjaritjaka'

Un acontecimiento

¿Dónde termina la vida? ¿Dónde comienza el teatro? Eternas cuestiones, ya planteadas en su día por Jean Renoir en La carroza de oro, pongamos por caso, que ahora se reproducen en un fabuloso espectáculo de Heiner Goebbels con textos de Elías Canetti y músicas de Johann Sebastián Bach, Gavin Bryars, George Crumb, Vassily Lobanov, Alexeij Mossolov, Maurice Ravel (qué maravillosa utilización teatral de su cuarteto), Dmitri Shostakovich, Giacinto Scelsi, John Oswald y el propio Goebbels.

Goebbels inauguró el mes pasado en La Fenice el festival de música contemporánea de la Bienal de Venecia con una estética que podía deslumbrar desde la espectacularidad. No es el caso de lo visto en Madrid, donde el deslumbramiento se produce, en todo caso, desde la genialidad de la sencillez. Simplemente con un actor, un cuarteto de cuerda y un realizador en vivo de vídeo, todos ellos extraordinarios. El teatro musical de nuestros días alcanza todo su sentido con realizaciones como ésta.

El Festival de Otoño justifica sobradamente su programación al presentar algo tan sorprendente y curiosamente con tan poca parafernalia, simplemente con las lúcidas palabras de Canetti catapultadas por una realización teatral tan modesta aparentemente como rebosante de profundidad e inventiva.

Estamos ante uno de los espectáculos más apasionantes del año y, sin duda, uno de los más innovadores. De rebote, surge la reflexión sobre qué es la modernidad o sobre qué caminos debe tomar el teatro musical en nuestros días. La respuesta está servida con caminos semejantes al que nos ocupa. Lejos de cualquier gratuidad, Eraritjaritjaka, expresión poética arcaica procedente de un dialecto australiano que se puede traducir por algo así como "el deseo de anhelar lo que ya no se tiene", es uno de esos espectáculos que ayudan a pensar, que cautivan, que estimulan.

No se llenó el teatro de la Zarzuela, pero los que estuvieron reaccionaron con un entusiasmo delirante. No era para menos ante tanta inteligencia puesta en funcionamiento. Eraritjaritjaka ha sido un acontecimiento cultural de los que se ven muy raramente.Eraritjaritjaka Texto de Elías Canetti. Concepción, dirección y música de Heiner Goebbels. Compañía Théâtre Vidy-Lausanne. Actor: André Wilms. Cuarteto de cuerda Mondriaan. Video en directo: Bruno Deville. Festival de Otoño. Teatro de La Zarzuela. Madrid, 14 de octubre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de octubre de 2005