Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno central pide a Aguirre que destituya a Amando de Miguel

200 asociaciones de mujeres tachan de "machista y sexista" al sociólogo

La secretaria general de Políticas de Igualdad del Gobierno central, Soledad Murillo, y unas 200 organizaciones de mujeres se sumaron ayer a la petición realizada el pasado jueves por CC OO y UGT de que el Gobierno regional destituya al sociólogo Amando de Miguel como consejero del Consejo Económico y Social (CES).

Murillo considera que De Miguel realizó un acto de "agresión y violencia, basado en el explícito ejercicio del poder, al interrumpir mediante preguntas taxativas" y "en el más rancio estilo de un tribunal" la presentación del proyecto de Ley contra la Violencia de Género que estaba realizando la directora general de la Mujer de la Comunidad de Madrid, Patricia Flores.

De Miguel exigió a Flores, en una reunión celebrada el pasado día 19, que contestara "sí o no" a sus preguntas, que él mismo definió como "suficientemente fáciles para responder sí o no", y preguntó a la directora general de la Mujer del Gobierno regional si "sabía hacer una regla de tres" o "si tenía clítoris".

Ante este comportamiento, Murillo se preguntó si Amando de Miguel, designado por el Consejo de Gobierno regional como experto del CES, hubiera actuado igual frente a un hombre.

"Es especialmente preocupante que esta exhibición de poder haya tenido lugar en el seno de una institución pública, como es el CES, en la que la defensa de las distintas posiciones debe producirse en un marco de racionalidad y respeto", añadió Murillo en un comunicado.

Por su parte, unas 200 organizaciones no gubernamentales (ONG) que defienden a la mujer enviaron una carta a la presidenta regional, Esperanza Aguirre, pidiendo que se pronuncie públicamente contra la forma "violenta, colérica y sexista" con la que De Miguel se dirigió a Flores.

En un comunicado, las ONG señalan que en la carta enviada a Aguirre solicitaron la destitución del sociólogo como consejero del CES y criticaron su actitud ante Flores "ninguneándola, tratándola de manera vejatoria y dirigiéndose a ella con preguntas inapropiadas y actitudes machistas y sexistas".

Esta carta se suma a la que CC OO y UGT, también presentes en el CES, remitieron ayer al consejero de Economía, Fernando Merry del Val, solicitando "formalmente la destitución". Los sindicatos consideran la intervención de De Miguel como "sexista y maleducada".

Clítoris y prepucio

De Miguel, por su parte, rechazó ayer de nuevo que sus comentarios fueran sexistas. El sociólogo admitió que aludió en la reunión a términos como "clítoris" o "prepucio", pero sin tener en ningún momento intención de ofender a la directora general de la Mujer. "Fue una conversación entre personas adultas, aunque ella se sintió avergonzada".

Ante las peticiones para que sea destituido, De Miguel manifestó: "El ofendido debería ser yo por el hecho de que se pida mi destitución". De Miguel consideró las críticas recibidas como "un atentado contra la libertad de expresión". A la vez, se mostró de nuevo totalmente contrario a la Ley contra la Violencia de Género, que calificó de "disparate, ya que no trata igual a los hombres que a las mujeres", en referencia a que impone penas más duras a los hombres que a las mujeres agresoras.

"Yo le pregunté [a Flores] si iba a ser tratado igual un hombre que agrediera a su pareja que una lesbiana que hiciera lo mismo y, claro, tuvo que admitir que no. Éste es el disparate de esta ley, que lo que hará será aumentar los delitos por agresión en el hogar, porque lo que hace es crear más tensión y agresividad en la sociedad", declaró el sociólogo a EL PAÍS el pasado jueves. De Miguel es uno de los nueve consejeros nombrados, en calidad de expertos, por el Gobierno regional en el CES.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de octubre de 2005