Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El drama de la inmigración como inspiración

Antonio Begíjar decidió pasar los últimos años de su vida en Marruecos llevado por su compromiso social con los inmigrantes. La muerte le sorprendió mientras preparaba su exposición La sombra de los siglos, basada en temas étnicos. Uno de esos cuadros, que ha sido rescatado ahora por su familia, es Los pájaros no tienen frontera, que supone una denuncia del pintor contra la violación de los derechos humanos y las fronteras. Para realizar este lienzo, de dos metros, Begíjar se inspiró en la frontera de Melilla y Marruecos. Desde su residencia en Mariguari, en el norte de Marruecos, en la llamada tierra de nadie, Begíjar utilizó la pintura para denunciar las condiciones de habitabilidad de inmigrantes tristes, hambrientos y desolados procedentes de Mali, Liberia, Níger, Costa de Marfil y otros países del África subsahariana.

"Al principio fue un pintor de la belleza, y después evolucionó hacia una obra de contenido más social", explica Pedro Molina, estudioso de la obra y sobrino del pintor. Molina destaca la "la luz y la vitalidad" de sus últimos cuadros, que en su última etapa alcanzaron cotas de abstracción figurativa, expresionismo y realismo mágico. "Tenían una gran positividad a pesar de que ya sabía que se iba a morir pronto". A sus cuadros de contenido social, Begíjar unió otros no menos emblemáticos de su abundante producción, como El entierro de Franco o un retrato del rey Juan Carlos I.

Pero si por algo es conocida la obra de Begíjar es por sus retratos. Pintó a la reina Victoria Eugenia, Estrellita Castro, Nati Mistral, la dinastía flamenca de Los Habichuela, Camarón, Lola Flores, Carmen Amaya, El Cordobés, Rafael Farina o la familia Domeq. Pero su musa principal fue Natalia Castro, conocida popularmente como la mujer morena. Aunque Castro posó para artistas tan significativos como Sorolla, Zuloaga o Romero de Torres, fue con Begíjar con quien más se identificó. De él dijo en 1979: "Es el único pintor que ha sacado lo que yo soy".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de septiembre de 2005