Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:CARMEN CALVO | Ministra de Cultura

"Yo voy de yo por la vida"

Pregunta. ¿Cómo calificaría su gestión de 1 a 10?

Respuesta. Con un 7,5.

P. Notable. ¿Medita con frecuencia sobre su buen hacer y perfección?

R. Pienso muchísimo, muchísimo. Dicen algunas personas que soy atrevida, pero es que cuando pienso mucho las cosas y encuentro la certeza, me muevo poco, porque pienso mucho.

P. ¿Qué ha visto Zapatero en usted?

R. Yo creo que veteranía -ocho años de gestión en Andalucía-, pero con las ideas muy en la actualidad. Quizá esa mezcla de lo nuevo y lo experto.

P. Creo que se encanta. Y que en cultura se atribuye casi todo, menos haber pintado Las Meninas.

R. Es que he hecho muchos esfuerzos en mi proceso de crecimiento. Y soy bastante segura de mí misma. Aunque tengo un nivel de autocrítica bastante grande.

P. ¿En qué ha metido la pata?

R. Creo que en ser muy transparente. En política hay que tener más truco.

P. Se olvida del prometido descenso del IVA de discos y libros.

R. Pues eso. Podía haberlo dicho siete meses más tarde. En este tiempo hemos conseguido que ya 20 ministros europeos estén de acuerdo.

P. Luego, suspendió la retrospectiva de Manolo Blahnik.

R. Ahí quise ser elegante con mi antecesora, que cuando ya se iba firmó un acuerdo que económicamente no era sostenible.

P. Y eso que usted tiene zapatos de Blahnik, como Carolina de Mónaco o Madonna.

R. Tengo unos que me ha regalado un periodista amigo de Sevilla. Pero nunca me he comprado unos blahnik.

P. Inefable lo suyo cuando un diputado aludió a usted en latín -"Calvo dixit"- y usted creyó que la comparaba con los ratoncitos Dixie y Pixie.

R. Sé más latín que pelos tengo en la cabeza. Hice siete años de latín y cuatro de griego. Le contesté en andaluz. Los andaluces somos muy juguetones con el lenguaje. Tendrían que haberme visto la cara que puse.

P. Jure que no compra ni un disco en la manta.

R. Lo juro delante de todo el santoral. Y al Gobierno lo tengo firme firmísimo.

P. ¿Tiene incontinencias, aparte de la verbal?

R. Sí, sí: comprarme libros y zapatos. Y yo no sé si hablo mucho o si lo que digo a muchas personas las hace pensar y las incomoda.

P. Creo que hasta el presidente ha tenido que llamarla al orden algún viernes.

R. Nunca. Yo en el Consejo de Ministros intervengo de manera muy medida. Ha ocurrido, pero a otra ministra. El que habla sin parar, aunque muy bien, es López Aguilar.

P. "El rock es un modo de vida". ¿Cómo lo aplica al ministerio?

R. El rock significa una manera limpia y crítica de mirar las cosas. Así procuro que nos planteemos aquí los temas.

P. ¿Quién es el más rockero del Ejecutivo?

R. Pues tenemos dos guitarristas en el Gobierno: los ministros de Interior y de Justicia.

P. ¿Al presidente le ve más heavy metal o más Dúo Dinámico?

R. Más heavy metal, en el fondo, porque afortunadamente para todos tiene muy claras las ideas. Aunque es más de la música clásica, porque vive con Sonsoles, que se dedica a eso.

P. ¿Cuál de los dos vicepresidentes la tira más de las orejas?

R. Con María Teresa me llevo muy bien, y a Solbes le tengo especial simpatía, porque me gustan su carácter y su sorna. Nos entendemos en un metalenguaje de sonrisas.

P. Cuénteme su odio africano con Magdalena Álvarez.

R. En el Gobierno andaluz tuvimos discrepancias políticas, de trabajo, importantes. Pero en lo personal nos respetamos.

P. ¿Cuánto le importa la moda?

R. Como ministra, mucho; como persona, menos, porque estoy harta de esclavitudes.

P. ¿Qué le pone el cuerpo contento?

R. A mí... las nubes. Ver pasar nubes es lo que más me gusta en este mundo, lo que más me expande a mí el espíritu.

P. ¿Cómo juzga su imagen?

R. Pues yo creo que parezco más joven de lo que soy, y una mirada rápida puede decir: "Mira qué contenta está ésta del lío lío". Pero yo me paso el día entero trabajando. Yo transmito que soy muy yo, y que voy de yo por la vida. Soy una tía a la que no doblan.Yo no renuncio a mis vaqueros ni a nada. Cuando deje de ser ministra seguiré siendo yo, que es mi verdadero cargo.

PERFIL

Con 48 años y una hija, le gusta la música, el cine y andar por el campo sola. Se define como "lectora compulsiva de poesía" y dada a cultivar sus amores y sus afectos: "Siempre encuentro un segundo de móvil para una amiga o un familiar". Dice pasar mucho de las críticas: "Yo tengo más heridas que un legionario en el Sáhara"

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de septiembre de 2005

Más información