_
_
_
_
Crítica:LA LIDIA | Feria de Valladolid
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Ni con bombones

Le soltaron seis bombones, seis. Cómodos por delante hasta la sospecha, con la movilidad ideal -la de la transmisión que dicen- y la nobleza por arrobas. No pasa nada. A exceptuar un pase de pecho de Vega en el primero, que fue un cartel de toros. Si se mueven, porque no se les sujeta, y si no andan, porque no sirven. ¿Qué precisa la torería actual para hacer el toreo?; que lo digan, y rápido.

De salida, el primero de los nobles arrebató la herramienta a Rivera Ordóñez. Obligado a coger el olivo, volvió del callejón para pasar el tiempo que restaba. Muecas en plan cañí y para de contar. En el otro, siguió pasando el rato hasta ponerse pesado. Prueba va, prueba viene, enganchón al canto, mueca aquí, encimista allá. Lo mejor, la estocada en este toro.

Torrestrella / Rivera, Vega, Manzanares

Toros de Torrestrella, justos de presentación y nobles, 3º y 5º aplaudidos en el arrastre. Rivera Ordóñez: dos pinchazos, estocada (palmas); estocada (vuelta). Salvador Vega: estocada (oreja); pinchazo, estocada, (oreja). José María Manzanares: estocada caída (palmas); estocada delantera (palmas). Plaza de Valladolid, 7 de septiembre, 5ª de feria. Poco más de media entrada.

Amontonado, le salieron a Salvador Vega las verónicas de recibo a su primero. Tampoco las chicuelinas le quedaron muy allá. Hubo de rectificar zapatilla en todas. Tampoco la faena fue cosa del otro mundo. Afincado a la pala de los pitones por norma, se hartó de presentar el extremo de la muleta para interpretar por ambos pitones. Con pico, sin sitio y sin cargar la suerte, poca verdad tuvo la cosa. El primero de los pases de pecho fue el del cartel. En el otro tampoco lució capote; su faena tuvo las mismas propiedades que el anterior. Cambió el cartel de toros por unas insulsas manoletinas con las que cerró un serial interminable de pases anodinos. Salvador toreó bonito, que no bien. Lástima, él es de los que pueden. Salió por la puerta grande porque los tendidos hoy día son así. Haría bien la afición en defender la fuerza del triunfo exigiendo un apéndice más para poder abrirla.

La brega del primero de Manzanares fue un desbarajuste de aúpa. La inseguridad de la cuadrilla, la falta de mando del espada y la inoperancia del director de lidia hicieron temer lo peor. Caballos por el suelo, picadores a galope y apuros en todos los trances. Sus faenas, a la nueva usanza.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_