_
_
_
_

Condenado un cabo que rompió una costilla a una soldado durante "una broma"

La Sala Militar del Tribunal Supremo ha confirmado la pena de tres meses de prisión impuesta a un cabo primero de Infantería por un delito de abuso de autoridad sobre una soldado a la que en el curso de una "broma" rompió una costilla de una puñetazo.

Según la sentencia, el 29 de noviembre de 2000, en las celebraciones previas a la festividad de la patrona de Infantería y en un ambiente "distendido y de bromas", el cabo primero ofreció a los que quisieran un cigarrillo, y a cambio de éste debían recibir un "pechazo" o puñetazo en el pecho. Varios de los presentes aceptaron, incluida la soldado María del Carmen M. J. Ésta, sin embargo, recibió un golpe del cabo con "una fuerza e intensidad no previstas" y de resultas del cual sufrió "traumatismo torácico con fractura del arco anterior de la tercera costilla", lesión de la que tardó en curar 40 días y por causa de la cual acabó siendo enviada a un destino burocrático.

El Tribunal Supremo ha resuelto que la soldado no podía esperar el tipo de golpe que recibió, y sobre el argumento del cabo de que no hay prueba de que las lesiones fueron consecuencia del puñetazo, el alto tribunal replica que el simple hecho de propinar el golpe, aún sin lesión, sería delito.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_