Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Buenafuente dijo | CULTURA Y ESPECTÁCULOS

No es no

La noticia: "Francia vota no a la Constitución Europea".

La fecha: martes 31 de mayo de 2005.

Como ya saben, los franceses han dicho que no a la Constitución Europea. Y mañana votan los holandeses, que también dirán no. Pensaba yo: ¿A lo mejor es que ellos sí que se la han leído? ¿Puede ser, no? Porque eso de que seamos los únicos que hemos votado sí... A este paso, en vez del Tratado de Maastricht se firmará el Tratado de Torrelodones. Y Europa irá de los Pirineos a Gibraltar.

Yo no sé si la Constitución está bien o está mal, pero decirle que no, es hacerle un feo a los pobres que la han redactado. Deben estar hundidos: "No les ha gustado...". Y el otro: "Ya te dije que le añadieras algo de sexo, que si no a los franceses no les gusta".

Decir no es complicado. Estamos fuera del paraíso porque Adán y Eva no supieron decir que no

Yo creo que nosotros dijimos que sí por no quedar mal. Es que a los españoles nos cuesta mucho decir que NO. Como la primera vez que vas a casa de los suegros a cenar. Que te dicen: "¿Está rico, eh? ¿Un poquito más?". Y tú: "Sí, sí, claro...". Yo acabé comiéndome una paella para seis. Y éramos seis, o sea, sólo comí yo. Sin rechistar. Estuve haciendo la digestión una semana, como las serpientes. Hasta cambié la piel....

Y una amiga mía peor aún. En octavo de EGB le pidieron para salir, una cosa que se ha perdido, pero que antes se hacía: "¿Quieres salir conmigo?". Tú ahora vas a una discoteca dices: "¿Quieres salir conmigo?". Y te dicen: "¿Dónde, al parking?"... Pues a esta amiga, en octavo de EGB, le pidieron para salir y no se atrevió a decir que no. Ahora están casados y tienen cinco hijos. Siempre que me la encuentro me dice: "Mañana se lo digo".

Hay varios tipos de no. Por ejemplo, el no irresponsable. Normalmente, se da en situaciones donde tienes la moral distraída. Como cuando sales de fiesta con los amigos y sin parejas. Una vez en la vida. Que se te acerca una tía impresionante y te pregunta: "¿Tienes novia?" . Y tú, dudando, dices "...Nnno". Con tres enes. Que sabes que la estás cagando, pero tú, ahí, haciéndote el soltero gallito. Luego, claro, llegas a casa con un chupetón y te encuentras con otro tipo de no: el no te quiero ver más, coma, desgraciao. Éste lo usa mucho el sector femenino.

También está el no invisible. Que no aparece nunca. Se da mucho en el ramo de la construcción. Tú le preguntas a un albañil: "¿Seguro que los lavabos, señor, que está construyendo desde hace 14 años, estarán acabados la semana que viene?". Él sabe que no, por supuesto, pero te responde: "Sí, seguro". Nunca te dirá no. Sólo saben decir no a la pregunta: "¿Me hará factura?". Ahí dicen: "NO".

Esto de no saber decir no viene de lejos. De hecho, estamos fuera del paraíso porque Adán y Eva no supieron decir que no. Y tampoco era tan complicado: "¿Quieres una manzana?". "Pues no". Ya ves. Una manzana. ¡Qué tentador! Si hubiese sido caramelizada, aún. O si la serpiente les hubiese tentado con otra cosa: "¿Quieres una crepe de chocolate con nata montada y sirope de caramelo?". Y Adán: "¿Y no tiene manzana?".

Es que no es una palabra muy poderosa. Incluso se pueden llegar a mantener conversaciones diciendo sólo no. Como cuando llamas por teléfono: "Hola, ¿está Juan Carlos?". "No". "¿No?". "No". Y cuelgas.

En fin, alguien dijo que cuando una dama dice no, quiere decir quizá; cuando dice quizá, quiere decir sí; y cuando dice sí, no es una dama.

Yo añadiría que cuando un humorista dice sí, quiere decir sí; cuando dice no, quiere decir no, y cuando dice quizá, es que no ha entendido la pregunta. Éste es mi caso, no sé si me entienden. Yo, quizá.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de agosto de 2005