Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Fuera de cobertura en el Alto Tajo

El servicio de telefonía móvil es deficiente o inexistente en muchas poblaciones afectadas por el incendio de Guadalajara

Una de las quejas que los alcaldes de la zona afectada por el incendio de Guadalajara transmitieron al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, cuando éste los recibió el pasado 26 de julio en La Moncloa se refería a la deficiente cobertura de telefonía móvil en esa área. Es una de esas zonas, llamadas en sombra, en las que los celulares no pueden realizar llamadas ni recibirlas. Tampoco podían antes del fuego. En pueblos como Riba de Saelices, que tiene unos 100 vecinos, existe una marca en el suelo que indica a los foráneos el punto exacto donde hay cobertura.

Los locales y los visitantes habituales saben donde están esos puntos. "Tengo localizados media docena en mi pueblo. Sé que poniendo la escalera, saliendo por la claraboya a la azotea, puedo hablar", cuenta un ingeniero de telecomunicaciones nacido en Ablanque que vive fuera y prefiere no desvelar su nombre.

En Riba de Saelices hay una marca en el suelo que indica dónde funcionan los móviles

Las llamadas al 112 de emergencias se transmiten a través de la red, si existe alguna, de cualquiera de las operadoras, sin importar cuál sea la del usuario. Quienes se enfrentaron al incendio tuvieron que usar el 112 como puente para comunicarse debido a la falta de cobertura, según fuentes de la investigación.

"Si hay cobertura es por los repetidores que se han puesto para cubrir la carretera", explica el ingeniero. De hecho, Los pueblos de la zona donde los móviles son útiles son los que flanquean la N-211 (Alcolea del Pinar, Maranchón, Mazarete, Anquela o Selas, por ejemplo). Al sur de esa vía, en la zona donde se inició el fuego que arrasó casi 13.000 hectáreas (Riba de Saelices, Ablanque o Cobeta), la cobertura es inexistente o deficiente.

[Precisamente, la comisión de que investigación del Parlamento de Castilla-La Mancha abordó ayer este asunto. El PP acusó a la Consejería de Administraciones Públicas de haber convertido el 112 en una "centralita telefónica". El responsable del 112 aseguró, por su parte, que si la cobertura de móvil hubiera sido universal, "el sistema habría funcionado mejor", y recordó que el PP, cuando gobernaba, se negó a "extender la cobertura"].

Y es que es frecuente la falta de cobertura en zonas como ésta, poco pobladas -los municipios afectados por las llamas suman unos 1.200 empadronados- y con una orografía abrupta. "Las operadoras son reacias a invertir donde la rentabilidad es negativa", dice el ingeniero.

El alcalde de Ablanque, José Miguel del Castillo, asegura que la cobertura en la zona incendiada no llega al 10% del territorio. Lo que a él le duele es que vaya llegando de la mano de infraestructuras y no en respuesta a las necesidades de los vecinos. "Como en otros puntos de España, que no tenían cobertura y la han puesto cuando ha pasado el AVE, porque los viajeros necesitan poder hablar por el móvil desde el tren".

Fuentes de Telefónica Móviles dan sus argumentos para explicar la situación: en la provincia de Guadalajara la población está muy dispersa y, además, en el caso del Alto Tajo ha sido declarado parque natural, por lo que hay que "buscar un equilibrio entre el despliegue de infraestructura y las condiciones medioambientales".

Detallan las mismas fuentes que en Riba de Saelices y en Ablanque Telefónica ya había instalado la infraestructura necesaria que necesita la telefonía móvil pero, añaden, ahora hay que comprobar si el fuego dañó las instalaciones y hasta qué punto. "Si no están muy afectadas, la puesta en servicio sería inminente", aseguran las fuentes de Telefónica.

Un portavoz de Vodafone asegura que tres de los municipios afectados, Selas, Cobeta y Luzón, no tienen cobertura ni hay planes de extenderla hasta allí. El resto, admite, no tiene una calidad de cobertura como la que existe en lugares más poblados.

La cobertura para móvil ha ido llegando desde 2001 a un centenar de poblaciones con una media de 100 habitantes, incluidas algunas con 10, ocho o incluso, seis vecinos, mediante el proyecto Nerpio, puesto en marcha por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y Telefónica ese año, según la operadora. La compañía y el Gobierno castellano-manchego acordaron llevar la cobertura este año a otros 25 pueblos. A nueve ya ha llegado. Entre los otros 16 donde aún no sirven los móviles están Riba de Saelices, Cobeta y Ablanque.

El trágico incendio dejó a Ablanque sin la inminente telefonía móvil y sin la fija, porque el cableado ardió en las primeras horas del fuego, explica el regidor. Los vecinos hablan por teléfono gracias a que Telefónica les ha cedido gratuitamente cuatro teléfonos por satélite.

Los aparatos están en el Ayuntamiento, que abre a diario mañana, tarde y noche durante dos horas para que los vecinos puedan comunicarse. Uno de ellos hace de telefonista. Ciruelo también funcionó con aparatos por satélite de Telefónica hasta que el pasado día 27 se restableció el servicio.

La televisión pública llegó a esta zona con el Mundial de fútbol del 82, las privadas se ven gracias al esfuerzo de los ayuntamientos y el teléfono fijo llegó a Ablanque, por ejemplo, hacia 1990. Ahora esperan poder comunicarse por móvil.

El último Consejo de Ministros de julio aprobó las ayudas a los afectados por el incendio. Entre las medidas de apoyo, se trazó una línea de actuación prioritaria: proporcionarles este servicio y el acceso a la banda ancha. Estos vecinos incomunicados esperan que el móvil suene pronto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de agosto de 2005